Italia siembra el pánico y desentierra el fantasma del 'Italiexit'

Habrá nuevas elecciones y los partidos eurófobos podrían salir incluso más reforzados. Se hunden los bonos italianos y se disparan las primas de riesgo. De seguir así las cosas, las agencias tendrán que recortar el rating italiano, que está solo dos escalones por encima del bono basura. Y a partir de ahí...

cottarelli italia 630

Italia ha metido el miedo en el cuerpo a los inversores. El caos político que se ha desencadenado en la tercera economía de la zona euro es gigantesco y recuerda a los peores años de la crisis de la zona euro en 2012, cuando se hablaba de rescates y países abandonando la moneda común. Los inversores sabían que la llegada de un ejecutivo populista no podía traer nada bueno, pero no descontaban que los partidos 'anti establishment' iban a tener otra oportunidad para hacerse aún más fuertes, como así será en el caso muy probable de que haya nuevas elecciones a la vuelta del verano. 

A los mandos del tecnócrata Carlo Cottarelli, un ex funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI) y defensor de la austeridad a cargo del ejecutivo, (se le conoce como el 'señor tijeras) Italia busca desesperadamente la confianza de un parlamento dominado por los partidos euroescépticos, pero sus posibilidades son más bien escasas. Por eso, los bonos italianos se están hundiendo sin remedio y la rentabilidad de la deuda a diez años acaba de supera el umbral del 3%, lo que no sucedía desde marzo de 2014. 

El mercado de renta fija descuenta que se avecina una gran tormenta, lo mismo que lo descontaba hace casi seis años, cuando aquel 26 de julio de 2012 otro italiano, Mario Draghi, sacó la artillería pesada y recordó a los especuladores que el BCE haría todo lo necesario para preservar el euro, "y será suficiente". Y de hecho lo fue, aunque entre ambos momentos media un millonario plan de inyecciones monetarias, ese 'QE' que trajo a los alemanes de cabeza por su naturaleza inflacionista pero que sirvió para sostener los cimientos financieros de la moneda común. El problema es que otra vez parecemos volver al punto de partida. 

Lo que se empezó a atisbar ayer en las bolsas, y hemos visto hoy con mucha claridad, es una huida en estampida de los activos de riesgo, empezando por los bonos italianos, y por contagio, de los españoles y los portugueses. Como dice Mark Dowding, de BlueBay AM, "los inversores están intentando calibrar la posibilidad de que Italia abandone el euro", en un mercado que ya había descartado esta alternativa". Otro inversor citado por Bloomberg opina que la escalada de los rendimientos de la deuda "refleja que habrá nuevas elecciones en Italia y que los inversores volverán a ganar, posiblemente por un margen más amplio", con lo que el país volverá al 'modo crisis'. 

Si los populistas salen reforzados de las urnas y plantean en serio la salida del euro, es lo que ahora están descontando las bolsas. Y el riesgo es real, mucho, porque a diferencia de Grecia, que tenía un mandado claro para no abandonar la moneda común bajo ninguna circunstancia, esto no está tan claro en Italia. De hecho, si la alianza entre el 'Movimiento 5 Estrellas' y 'La Liga' se ha roto ha sido tras tratar de imponer ambos partidos como ministro de Economía a un eurófobo reconocido como Paolo Savola. Y aunque no dirigirá los destinos de la economía italiana, esto al mercado no se le olvida.

Es más, el solo hecho de haber propuesto a Savola ha provocado "la alarma en las chancillerías europeas y en los mercados mientras son feroces las críticas de destacados periódicos alemanes", dice David Mafoda, analista de Diverinvest. La bolsa de Milán ha perdido un 7% en dos semanas mientras la prima de riesgo ha superado los 300 puntos. De seguir subiendo, "las agencias crediticias bajarían el rating italiano, que ya está solo dos escalones por encima del bono basura", recalca este experto. Y en estas condiciones, el Banco Central Europeo dejaría de comprar deuda italiana. A partir de aquí que, remacha Mafoda, "cada uno saque sus conclusiones", pero "lo que está sucediendo en Italia es realmente preocupante".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.