Huawei capea su año más difícil con un aumento de beneficios del 25,1 %

El gigante chino de las telecomunicaciones Huawei anunció hoy un aumento de beneficios de un 25,1 % en 2018, a pesar de haber sido un año duro para la compañía por las sospechas a nivel internacional sobre la seguridad de sus equipos y el arresto de su directora financiera, Meng Wanzhou.

Durante una visita a su cuartel general en la ciudad meridional china de Shenzhen, organizada por Huawei para la prensa extranjera a fin de defender su reputación, el presidente de turno de la empresa, Guo Ping, trató de atajar los rumores y defendió que "la ciberseguridad y la protección de la privacidad del usuario" son sus dos principales objetivos.

Huawei, dijo Guo, "está comprometida a construir las mejores conexiones de red del mundo" y cumplirá "estrictamente con todos los estándares pertinentes para hacer productos seguros, fiables y de alta calidad".

Para la empresa, es esta apuesta por la calidad la que ha logrado que se cierre el año fiscal con unos beneficios de 59.300 millones de yuanes (8.850 millones de dólares o 7.802 millones de euros) en medio de la tempestad de acusaciones -infundadas, a ojos chinos- de que Huawei es un tentáculo más del sistema de inteligencia de Pekín.

Las ventas aumentaron un 19,5 % hasta los 721.200 millones de yuanes (110.900 millones de dólares, 94.800 millones de euros), mientras que la compañía indicó que en 2018 invirtió un 14,1 % de sus ingresos por ventas en investigación y desarrollo (I D) lo que representa 101.500 millones de yuanes (15.149 millones de dólares o 13.300 millones de euros).

En este apartado, la empresa aseguró haber vendido 206 millones de teléfonos móviles en 2018, lo que arroja una media de 564.383 teléfonos Huawei vendidos cada día del pasado año.

En cuanto a los ingresos derivados de sus servicios a consumidores, se dispararon un 45,1 % hasta los 348.900 millones de yuanes (52.000 millones de dólares o 45.900 millones de euros), con lo que superaron, por primera vez, a los ingresos por servicios de telecomunicaciones.

Estos últimos proporcionaron unas ganancias de 294.000 millones de yuanes (38.000 millones de euros, 43.800 millones de dólares), casi idénticas a las del ejercicio anterior, y la firma atribuyó este estancamiento a un "cambio de ciclo", por el paso de las redes de telefonía 4G a la nueva generación 5G.

En lo que respecta a los ingresos por ventas del negocio de empresas de Huawei, alcanzaron los 74.400 millones de yuanes (11.104 millones de dólares o 9.700 millones de euros), un incremento del 23,8 %.

El presidente rotatorio también aprovechó la ocasión para negar por enésima vez las acusaciones de espionaje con la supuesta instalación de "puertas traseras" en sus dispositivos que tanto recelo ha generado en Occidente.

De hecho, Gao insistió en que no solo Huawei no espía, sino que sus aparatos son más seguros que los de otras marcas al estar sometidos a un escrutinio mayor.

Todo esto después de que varios países hayan mostrado sus reservas respecto a la expansión de Huawei y su participación en la creación de las redes mundiales de 5G, algo para lo que, tanto para Huawei como para el Gobierno de Pekín, no hay motivo.

Después de haber pormenorizado las cuentas del último ejercicio fiscal y defendido su posición, Gao evitó mencionar el otro gran tema que atañe a Huawei: la detención, el pasado 1 de diciembre, de la hija del fundador y directora financiera de la empresa, Meng Wanzhou.

Aunque desde mediados de diciembre Meng disfruta de libertad bajo fianza, la ejecutiva continúa en Canadá, donde fue arrestada a petición de Estados Unidos por una supuesta violación de las sanciones impuestas por Washington a Irán.

A pesar de que se conoció días después, la detención de Meng se produjo el mismo día en el que el presidente estadounidense, Donald Trump, y el chino, Xi Jinping, se reunieron en Argentina en el marco de una cumbre del G-20, donde acordaron una tregua a la guerra comercial que ambos países mantienen desde hace un año.

Está por ver cuánto pesa Huawei para Pekín en las negociaciones comerciales para finiquitar esa guerra entre las dos mayores economías del mundo -que hoy continúan en la capital china-, si bien el Ejecutivo chino ha defendido públicamente a Meng en numerosas ocasiones.

La próxima fecha clave para conocer si la detención de la directiva de Huawei hace saltar o no por los aires un posible acuerdo entre China y Estados Unidos será el 1 de mayo, cuando se celebrará la vista para la extradición a territorio estadounidense.EFE

jco/jt/jg/sgb

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.