FCC abre investigación y ofrece su colaboración al Ayuntamiento de Barcelona

El grupo constructor y de servicios FCC ha abierto una investigación interna sobre los hechos denunciados por el Ayuntamiento de Barcelona acerca de su actuación en la recogida de residuos en tres distritos de la ciudad y ha ofrecido su colaboración al Gobierno municipal y a la justicia.

FCC ha señalado en un comunicado que, "siguiendo el principio de transparencia", ha decidido abrir una investigación "para conocer los hechos y determinar el alcance de la situación publicada".

La constructora, cuyo principal accionista es el empresario mexicano Carlos Slim, ha subrayado que "está prestando y prestará" toda su colaboración a la administración municipal y a la justicia para esclarecer los hechos.

FCC recuerda que "es una empresa con más de un siglo de historia" y que "su actividad y desarrollo han estado siempre ligados a la ciudad de Barcelona.

El Ayuntamiento de Barcelona ha pedido a Fiscalía que investigue un presunto fraude de FCC en el servicio de limpieza y recogida de residuos con el objetivo de hinchar sus ingresos en unos 800.000 euros a costa del consistorio.

El supuesto fraude se habría cometido en los servicios que FCC presta en los distritos de Gràcia y el Eixample y podría haber sido cometido desde hace años.

La Fiscalía ha confirmado la presentación de la denuncia y ha indicado que la analizada la Fiscal Jefe a fin de decidir si se incoan diligencias de investigación y, en ese caso, a qué servicio especial adjudicarlo.

Según la información publicada por "El País", basada en una investigación propia del rotativo, las irregularidades se centran en los residuos destinados al reciclaje, y los muebles y trastos viejos denominados "voluminosos", por los que la empresa cobra según un sistema de tramos.

El sistema de cobro implica que el Ayuntamiento paga menos por tonelada a medida que el volumen de recogida de residuos crece, por lo que se puede dar el caso de que, al saltar un tramo por un escaso margen, FCC acabe ingresando menos dinero que si no se hubiera sobrepasado ese límite.

Según algunos correos a los que ha tenido acceso el rotativo, algunos responsables de FCC maniobraban para no saltarse algún tramo de toneladas recogidas y evitar así pérdidas para la empresa.

Para ello, en ocasiones se llegaron a mezclar residuos para el reciclado con desechos sin reciclar, llamados "de rechazo", con el objetivo de que toda la carga pasara como si fuera basura de este último tipo.EFE

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.