Farmacéutica IFC inicia obras de su nuevo centro en La Concha de Villaescusa

Industrial Farmacéutica Cantabria (IFC) ha iniciado hoy, con una inversión de 20 millones de euros, las obras de construcción de su nuevo centro de producción sostenible, investigación e innovación en La Concha de Villaescusa (Cantabria) que confía poder finalizar en un plazo de unos dos años.

Lo ha hecho con el acto simbólico de plantar un madroño y un tejo, acto al que han asistido miembros de las familias Matji y Quintana, propietarios y accionistas de IFC, encabezados por el presidente y por el secretario del consejo de administración de la compañía, José Antonio Matji y Ernesto Quintana Rodrigo, respectivamente.

El nuevo proyecto supondrá la creación de alrededor de 120 puestos de trabajo.

En declaraciones a Efe, el consejero delegado de IFC, Juan Matji, ha explicado que se trata de un proyecto "emprendedor" y "ecosostenible", que aprovechará los recursos naturales de la zona, en concreto los del manantial de la Solía, de agua termal mineromedicinal.

Matji ha destacado que estas propiedades serán "fundamentales" para la elaboración de los productos que tienen previsto producir en La Concha, pero también, dado que el agua emana a unos 38 grados, permitirá calentar las calderas y "climatizar" la producción, "preservando" el medio ambiente.

Será por tanto, una construcción "sostenible" que se integra en el entorno, un aspecto que se verá reforzado por el tipo de edificio a ejecutar, destinado a la producción de extractos, líquidos, tópicos y geles para desarrollar productos farmacéuticos y cosméticos.

Para el nuevo centro de IFC hay disponibles 62.000 metros cuadrados de terreno, sobre los que la compañía tiene una concesión de explotación inicial de 25 años, renovable hasta 75, pero está previsto que las instalaciones ocupen sólo unos 9.000 metros cuadrados.

El director general Financiero y de Operaciones de la farmacéutica, Enrique Quintana, ha señalado que está previsto crear dos invernaderos, con una superficie de 2.500 metros cuadrados, además de un centro experimental de extracción especializado en plantas con fines medicinales.

Además ha defendido la celebración hoy de un acto "cercano" y "familiar" y que ha consistido en la plantación de un madroño, para simbolizar la unión entre Madrid y Cantabria, y un tejo, que "tarda mucho en crecer pero dura", para representar la permanencia de este proyecto y las señas de identidad de la empresa.

La previsión de la compañía es cerrar el centro que tiene en Santander cuando el de La Concha esté funcionando, cuya puesta en marcha le permitirá multiplicar por diez sus niveles de producción que, en la actualidad, se sitúan en treinta millones de productos al año.

IFC, además de su presencia en Cantabria y en Madrid, cuenta con filiales en los cinco continentes, localizadas en China, Marruecos, Portugal, Alemania e Italia, distribuye sus productos farmacéuticos en más de 80 países y tiene una plantilla cercana ya a los 700 trabajadores.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.