Expertos piden más recursos e inspectores fiscales y "cerrar vías de elusión"

Las diputaciones forales no tienen una "metodología común" para luchar contra el fraude fiscal y se desconoce la "efectividad" de esas medidas, por lo que hacen falta más recursos e inspectores y "cerrar vías de elusión" porque la última reforma "sigue siendo un coladero".

Éstas son algunas de las impresiones que han compartido en el Parlamento Vasco los catedráticos Ignacio Zubiri, Javier Fernández-Macho y Carmen Gallastegui, autores de un informe elaborado por el Instituto de Economía Pública de la UPV/EHU sobre la economía sumergida y el fraude fiscal en Euskadi.

La economía sumergida ronda el 17 % del PIB de Euskadi e implica una pérdida recaudatoria anual superior a los 3.700 millones: las arcas vascas dejan de ingresar 2.000 millones cada ejercicio y la Agencia Tributaria 1.700.

Dado que las haciendas vascas pierden 2.000 millones anuales, invertir en la luchar contra el fraude supondría un "beneficio inmenso" y "se pagaría con creces", incluso aunque se destinaran 500 millones a este fin, ha dicho Fernández-Macho.

El más crítico con la labor inspectora de las diputaciones ha sido Zubiri, quien sin cuestionar su "buena voluntad", ha denunciado la falta de transparencia sobre sus métodos para luchar contra el fraude y sobre los resultados obtenidos, al tiempo que ha criticado que no haya "una metodología común" y que cada diputación calcule a su manera el dinero aflorado.

"Los inspectores por 10.000 habitantes en el Estado son la mitad que en Alemania. ¿Cuántos hay en Euskadi? No tengo ni idea. Creo que el tercer secreto de Fátima está menos guardado que algunas cosas relacionadas con las inspecciones", ha ironizado.

El catedrático ha cuestionado la efectividad de la lucha contra el fraude y ha advertido de que "si se percibe que la probabilidad de que te detecten es baja", que se puede "llegar a acuerdos fáciles" en caso de ser descubierto y que "si todo va mal, a lo Mario Conde, puedes esconder el dinero, lo razonable es defraudar".

Por ello ha pedido que "se trasmita a la sociedad" que la lucha contra el fraude "va en serio", para lo cual ha reclamado más recursos e inspectores, "medidas disuasorias" y perseguir las "responsabilidades solidarias" porque "nadie defrauda solo" y por tanto hay que vigilar a asesores fiscales y gestores bancarios.

Zubiri ha lamentado además la "premura" con que se encargó el informe, su "escaso" presupuesto y el método escogido para hacerlo, no tan preciso como el estudio del fraude impuesto a impuesto como se hace en Inglaterra, lo que ha derivado en "grandes limitaciones".

Por otra parte Gallastegui ha mostrado su preocupación por la "poca investigación" que hay sobre fraude fiscal cuando es "un tema tan importante" y ha confesado que al elaborar el informe se han sentido "un poco incómodos", como si tuvieran "una linterna muy moderna con poca potencia para investigar en una cueva muy oscura".

Además de calcular el fraude fiscal, este informe recomienda crear un observatorio independiente que lo vigile y luche contra él. Los expertos han subrayado la necesidad de que no dependa del Gobierno Vasco o las diputaciones y establecer una "división de poderes" para que no tenga el "sesgo" de partidos o instituciones.

"No es desconfianza, pero las políticas las debe evaluar alguien independiente que a priori no tenga intereses en la evaluación", han argumentado.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.