Europa crecerá solo modestamente y se enfrentará a riesgos como un "Brexit"

La Unión Europea (UE) y la eurozona crecerán solo modestamente en 2016 y 2017 al disiparse gradualmente factores favorables como la caída de los precios del petróleo o la depreciación del euro, y al encarar "incertidumbres sustanciales" en torno a tensiones geopolíticas o un eventual "Brexit".

Así lo cree la Comisión Europea (CE), que hoy ha rebajado una décima sus previsiones de crecimiento de los Veintiocho y de los países de la moneda única para este ejercicio y el próximo, hasta el 1,6 % y el 1,8 % del PIB en el caso de la eurozona y el 1,8 % y el 1,9 % en el de la UE en su conjunto.

La CE atribuye esta ralentización a que "empiezan a menguar" la actividad de algunos socios comerciales claves y algunos de los factores favorables que apoyaban el crecimiento, como la caída de los precios del petróleo o la pasada depreciación del euro.

Destaca que la incertidumbres en torno a sus proyecciones "es sustancial" y las previsiones para Europa están "expuestas a considerables riesgos a la baja".

En cuanto a los factores externos, el riesgo de una ralentización de la actividad económica en mercados emergentes, particularmente en China, "podría desatar efectos contagio más fuertes o resultar peor de lo esperado actualmente", señala la Comisión.

También la incertidumbre relacionada con "tensiones geopolíticas permanece elevada y podría afectar a las economías europeas más negativamente de lo previsto" en este momento, destaca Bruselas.

Entre los riesgos y factores que también pueden frenar el crecimiento europeo se cuentan asimismo "movimientos abruptos en los precios del petróleo o dificultades financieras".

Entre las cuestiones internas, la CE ve riesgos "considerables" asociados a políticas europeas, "como el ritmo de la implementación de las reformas estructurales y la incertidumbre ante el referéndum británico" del próximo 23 de junio sobre la permanencia o no del Reino en el seno de los Veintiocho.

"Un fracaso a la hora de encontrar soluciones comunes a nivel de la UE a desafíos comunes de naturaleza económica y no económica, también podría impactar en el consumo privado y retrasar más la recuperación prevista de inversiones", advierte la CE.

Por contra, pueden tener un mayor impacto positivo de lo esperado las reformas estructurales y la transmisión de una política monetaria muy acomodaticia ejercida por el Banco Central Europeo (BCE) a la economía real, indica Bruselas.

Para el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, continuar con la consolidación fiscal y las reformas estructurales es de una "importancia clave".

El PIB debería avanzar o permanecer estable en la mayoría de los países miembros de la UE en 2016 y 2017, aunque no tanto como previsto anteriormente en muchas de las principales economías.

Solo Grecia seguirá contraiéndose este año - un 0,3 %-, antes volver a crecer en la segunda mitad del año y acelerarse esta tendencia hasta lograr una expansión del 2,7 % del PIB en 2017.

Irlanda es la economía que más crecerá este año, un 4,9 %, pero será relevada por Luxemburgo el próximo (3,9 %).

Alemania ha visto rebajada en dos décimas su crecimiento hasta el 1,6 % tanto para 2016 como para 2017, en tanto que las perspectivas para Italia empeoran tres décimas este año, hasta el 1,1 %, y se mantienen en el 1,3 % el siguiente.

Para Francia la CE mantiene los cálculos en el 1,3 % y el 1,7 % del PIB, y para España los baja dos décimas para este ejercicio (al 2,6 %) y los mantiene para el próximo (2,5 %).

Fuera de la eurozona, también el Reino Unido crecerá menos de lo esperado, al avanzar su PIB este año un 1,8 % frente al 2,1 % previsto anteriormente, y el próximo un 1,9 % en comparación con el 2,1 % inicialmente calculado.

La UE no solo crece moderadamente, sino que también avanza del mismo modo a la hora de rebajar la tasa de desempleo.

La CE espera que el paro baje en la eurozona al 10,3 % en 2016 y al 9,9 % en 2017, y en la Unión hasta el 8,9 % y el 8,5 %.

La inflación permanecerá cerca del 0 %, al situarse en el 0,2 % en la eurozona este año antes de aumentar hasta el 1,4 % en 2017.

Por último, la CE calcula que el déficit general de la eurozona bajará desde el 2,1 % del PIB en 2015 al 1,9 % en 2016 y al 1,6 % en 2017, mientras que la deuda descenderá siete décimas este año al 92,2 % y 1,1 puntos porcentuales el próximo, hasta el 91,1 %.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.