Estudian fórmula para que importaciones no paguen aranceles hasta su venta

La Ciudad de Melilla y la Autoridad Portuaria trabajan desde hace varias semanas con el servicio de Aduanas para estudiar alguna fórmula que permita que las mercancías importadas no tengan que pagar los impuestos a su llegada al puerto, sino una vez que se hayan vendido.

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha explicado que se trata de una "vieja demanda" de la Ciudad Autónoma porque le preocupa el sistema empresarial de Melilla y quiere trabajar a favor del comercio, los importadores y la empresa en general.

Esta medida les aliviaría una carga impositiva, ya que en la actualidad deben despachar el IPSI de importación cuando la mercancía llega a Melilla, y "aunque no salga de un almacén en el puerto, están pagando con avales que hay que depositar".

Para evitarlo, la idea es habilitar en el puerto depósitos francos, una medida que está siendo objeto de un trabajo "serio", con reuniones entre las administraciones afectadas, de manera que "no se castigue a los importadores, que deben soportar una cantidad económica hasta que vendan la mercancía".

De esta manera, el impuesto no tendría que ser abonado hasta que las mercancías no abandonen el puerto, pero para ello deben habilitarse las instalaciones necesarias.

Imbroda ha señalado que esta medida estaba planteada en el estudio que encargó la Ciudad Autónoma sobre la conveniencia o no de la integración de Melilla en la Unión Aduanera, cuya conclusión era mantenerse fuera y mantener la situación actual, pero mejorando procedimientos administrativos que ahora representan obstáculos al comercio.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.