El PIB aragonés crecerá este año el 2,9 % y la tasa de paro bajará del 13 %

El Departamento de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón prevé que el crecimiento de la economía aragonesa en el conjunto del ejercicio se eleve hasta el 2,9 por ciento, lo que permitirá un nuevo aumento de la ocupación que situaría la tasa de paro (EPA) por debajo del 13 %.

La previsión del crecimiento, tres décimas por encima de la estimación anterior y una por debajo de la esperada para el conjunto España, es prudente, según el Gobierno de Aragón, a tenor de las predicciones de las principales instituciones y entidades y enmarcada en un escenario base que presenta un balance de riesgos equilibrado, caracterizado por una serie de condicionantes cuyas desviaciones darían lugar a una modificación al alza o a la baja.

El Gobierno de Aragón afirma, en una nota de prensa, que el crecimiento regional durante el primer semestre del año mejor del esperado por el impulso de la demanda interna o la destacada evolución de la demanda externa, permiten prever una aceleración progresiva del crecimiento económico durante el tercer trimestre y un mantenimiento de ese ritmo para la parte final del año.

Durante el segundo trimestre del año, Aragón aceleró su ritmo de producción, ya que de acuerdo a los últimos datos estimados por el Instituto Aragonés de Estadística, a partir de la Contabilidad Nacional Trimestral publicada por el INE, el PIB en ese periodo creció un 2,7 %, una décima superior al dato registrado en el trimestre precedente.

Por su parte, el ritmo de avance de la economía aragonesa creció un 0,7 % en el segundo trimestre de 2017, tasa de crecimiento intertrimestral idéntica a la registrada en el primer trimestre del año.

Todo ello recomienda revisar la actual previsión de crecimiento de Aragón para el conjunto de 2017 hasta el 2,9 por ciento cuando hasta ahora se situaba en el 2,6.

El escenario previsto para la segunda mitad del año se enmarca en los supuestos macroeconómicos 2017-2020 del contexto nacional que consolida el proceso de recuperación económica, lo que motivó que el pasado mes de julio el Consejo de Ministros revisara al alza las previsiones de crecimiento de la economía española para este año y el próximo, hasta el 3 % y el 2,6 %, respectivamente, y en un entorno europeo para el que se espera un comportamiento favorable.

El nuevo patrón del modelo de crecimiento de la economía aragonesa se prolongará en los próximos trimestres, similar al mostrado por el conjunto nacional y caracterizado por un mayor equilibrio al estar basado en la solidez de la demanda interna y la aportación positiva del sector exterior, gracias al fuerte crecimiento de las exportaciones.

Por lo que respecta a la demanda interna, la fortaleza de sus dos pilares básicos impulsarán el crecimiento, y en el caso del consumo de los hogares, se basa en la prolongada mejora del mercado de trabajo regional, la mayor facilidad de acceso al crédito por una política monetaria expansiva implementada por el BCE y el ahorro que supone los niveles de inflación reducidos, en parte explicados por los contenidos precios del petróleo.

En relación con la formación bruta de capital fijo, se espera que la inversión en maquinaria y bienes de equipo continué con una inercia que le ha llevado a acumular cuatro años continuados de registros positivos en sus tasas de crecimiento interanual.

Asimismo, la inversión en construcción crece ininterrumpidamente desde mediados de 2014, lo que contribuye a consolidar el proceso de recuperación del sector tras la crisis.

Este buen comportamiento de la inversión vendría explicado, en gran parte, por las adecuadas condiciones de financiación junto con el continuado proceso de desapalancamiento de las empresas.

En cuanto a las ventas en el exterior de la Comunidad, en el acumulado del primer semestre alcanzaron 5.984,3 millones de euros, un 7,7 % más que el mismo período de 2016, año en el que Aragón batió un récord de ventas exteriores.

Respecto a la producción, se espera que en 2017, y por segundo año consecutivo, todos los sectores productivos contribuyan positivamente al crecimiento regional. La industria manufacturera y el sector de la construcción liderarán el avance en el último tramo del ejercicio, mientras que los servicios tendrán un comportamiento menos dinámico.

Por su parte, se espera que el aumento del empleo sea ligeramente inferior al crecimiento real del PIB, lo que se traducirá en un avance de los niveles de productividad aparente del trabajo en términos reales en Aragón.

Así, el Gobierno de Aragón ha resaltado que de acuerdo a las consideraciones expuestas, durante el año 2017 el ritmo de actividad seguirá afianzando la recuperación de la economía aragonesa iniciada a principios de 2014 y que se ha intensificado gradualmente, consolidando la fase de crecimiento económico de la región.

No obstante, la Consejería ha advertido de los riesgos que podrían generar desviaciones desfavorables en la senda de crecimiento de la economía aragonesa, entre ellos los acontecimientos en el entorno político nacional, el "brexit" o una política comercial global más proteccionista.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.