El G5 europeo apoya la tasa digital de la CE y espera dé un impulso global

El denominado G5 europeo, del que forman parte España, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania, respalda las propuestas presentadas hoy por la Comisión Europea (CE) para gravar de forma justa la actividad de las grandes empresas digitales y confía en que dé un impulso al trabajo internacional en la materia.

"Continuamos apoyando el trabajo en marcha de la Unión Europea y esperamos que proporcione un impulso para las discusiones al nivel del G20 y la OECD", dijeron en un comunicado conjunto los cinco países, que se contaron entre los diez que, a iniciativa francesa, pidieron al Ejecutivo comunitario tomar medidas el pasado septiembre.

El G5 europeo consideró que las propuestas también darán a la UE la "base" para una "acción coordinada que alinee la imposición de los beneficios de las empresas altamente digitales con el lugar en el que crean valor".

Los cinco países del club comunitario defendieron que, a falta de consenso en el G20 y la OCDE, era necesario avanzar en la UE ante lo que consideran "un importante reto global" y argumentaron que el enfoque europeo permitirá mantener la integridad del mercado único europeo.

"El próximo paso será analizar cuidadosamente los detalles de las propuestas. Esperamos ahora que haya unas discusiones constructivas en el consejo para encontrar un acuerdo lo antes posible", apuntaron en referencia a la negociaciones entre los Veintiocho, que deben aprobar la propuesta por unanimidad para que entre en vigor.

La Comisión Europea propuso hoy introducir un impuesto del 3 % sobre la facturación de las grandes empresas digitales para gravar sus actividades allí dónde generan valor y atajar las prácticas que les permiten pagar de media un 9,5 % de impuesto de sociedades, mientras que las compañías tradicionales abonan un 23,2 %.

Solo se aplicará a las que tengan una facturación anual superior a 750 millones de euros en el mundo y de más de 50 millones en la UE, lo que dejará sujetas a la medida a entre 120 y 150 empresas, la mitad de ellas estadounidenses y un tercio europeas, según la CE.

Gravará los ingresos por aquellas actividades digitales que requieren una mayor implicación de los usuarios, como la venta de espacio publicitario o datos o la prestación de servicios de intermediación.

En paralelo, como solución preferida y a largo plazo, el Ejecutivo comunitario propone modificar las leyes sobre el impuesto de sociedades de forma que tengan en cuenta, no solo la presencia digital, y no solo la física como ocurre hoy, para determinar dónde y cuánto debe gravarse.

El impuesto del 3 % es temporal y se aplicaría hasta que se implementen los cambios en el impuesto de sociedades.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.