El Eurogrupo ultima el cierre del rescate a Grecia con la deuda como escollo

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona siguen intentando cerrar hoy un acuerdo que ponga fin al tercer rescate griego en una negociación cuyo principal escollo es pactar las medidas de alivio que se concederán a Atenas para hacer sostenible su deuda pública.

El objetivo es poner fin a ocho años de rescates en los que Grecia ha recibido más de 273.000 millones de euros en tres programas de asistencia financiera (acordados en 2010, 2011 y 2015) a cambio de reformas estructurales y ajustes fiscales.

Para ello se necesita un acuerdo global con tres pilares: el cierre de la cuarta revisión del rescate y la luz verde para un último desembolso, un pacto sobre el programa de vigilancia posterior al rescate, y un paquete de alivio de su deuda (que roza el 180 % del PIB) que dé confianza a los mercados.

Fuentes europeas con conocimiento de las discusiones apuntan que los ministros han hecho "progresos" durante la reunión y se llegará a un acuerdo, pero admiten que persiste la controversia sobre las medidas de alivio de deuda.

En concreto, los países deben decidir sobre la extensión de los vencimientos de algunos préstamos a Grecia hasta un máximo de 15 años, el aplazamiento de la fecha de devolución de ciertos créditos y si utilizan los fondos que quedarán sin usar de los disponibles dentro del rescate para recomprar algunos préstamos.

Además, los acreedores prevén devolver los intereses generados por los préstamos en manos del Banco Central Europeo y del Mecanismo Europeo de Estabilidad, unos 1.000 millones de euros al año durante cuatro años, cuyo pago estaría condicionado a que Atenas no dé marcha atrás en las reformas.

La dificultad reside en combinar las diferentes posibilidades sobre la mesa de forma que se garantice la sostenibilidad pero el acuerdo sea políticamente aceptable, una "ecuación política y económica" muy difícil de resolver, explican fuentes europeas.

Para intentar cuadrar el círculo los países han decidido suspender la discusión a diecinueve para mantener reuniones bilaterales, algo que han hecho ya los ministros francés, alemán y griego durante la tarde.

El debate sobre Grecia se retomará una vez que termine la sesión de trabajo dedicada a la reforma de la eurozona, en la que participan el resto de países de la UE (salvo el Reino Unido), y el acuerdo final no se espera hasta bien entrada la noche.

La reestructuración de la deuda ha sido tema de confrontación recurrente en el rescate, con el Fondo Monetario Internacional y Alemania representando las posiciones opuestas.

El organismo de Washington considera indispensable una reestructuración amplia de la deuda, algo que demanda Grecia y apoyan con distinto grado de ambición las instituciones europeas, mientras que Berlín se niega a aplicar quitas y está defendiendo hasta el final que el alivio sea lo más limitado posible.

Más allá del acuerdo sobre el paquete de deuda, Atenas ha cumplido con las 88 medidas que se le exigían para cerrar la cuarta revisión, lo que allana el camino para que reciba un nuevo desembolso que sería previsiblemente superior a 11.700 millones de euros y serviría para nutrir un colchón de efectivo para Atenas.

Hasta el momento Grecia ha recibido 45.900 millones del total de 86.000 millones disponible en este rescate.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, instó a su llegada a conseguir un paquete de alivio de deuda "creíble" para los mercados, pero se mostró convencido de que la reunión se cerrará con acuerdo "histórico".

Por su parte, la ministra de Economía española, Nadia Calviño, se mostró sin embargo algo más "prudente" vista la dificultad de la negociación, si bien confió en que se encontrará un acuerdo que "permita por fin cerrar el capítulo de la crisis".

Los ministros de finanzas de Alemania, Olaf Scholz, y de Francia, Bruno Le Maire, coincidieron en señalar que los griegos han cumplido con su parte del contrato.

"Ahora debemos, desde todas partes, cumplir también con nuestros compromisos y tratar de encontrar la mejor solución para el tratamiento de la deuda griega", dijo el político francés.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.