El beneficio de ING cae un 0,3 % hasta septiembre y suma 3.890 millones

El grupo financiero holandés ING obtuvo un beneficio neto de 3.890 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa un descenso del 0,3 % respecto al mismo periodo del año anterior, cuando el beneficio fue de 3.900 millones, informó hoy la compañía.

El resultado neto previo a impuestos del grupo holandés fue de 5.639 millones de euros, un 11,2 % más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando fue de 5.073 millones de euros.

Los créditos concedidos y los depósitos captados de ING a clientes se incrementaron en casi 5.000 millones de euros hasta alcanzar los 568.500 millones de euros durante los primeros nueve meses de 2017, un ascenso principalmente debido a un aumento de casi 7.000 millones en préstamos a clientes y unas reservas para fallidos que se vieron ligeramente reducidas.

La base clientelar de la compañía holandesa creció en 400.000 cuentas durante el tercer trimestre del año hasta los 36,9 millones de clientes, incluyendo un ascenso en el número de clientes que eligieron ING como su banco principal, que se situó en 10,5 millones en todo el mundo.

El director ejecutivo de ING, Ralph Hamers, se mostró convencido de que el balance trimestral confirma que la compañía está "en el camino correcto" para transformarse en "el banco del futuro".

La ratio de morosidad del grupo holandés cayó dos décimas porcentuales en los nueve primeros meses del año en comparación con el mismo periodo de 2016, al pasar del 2,2 % al 2,0 %, una mejora causada por un crecimiento en los préstamos y un descenso de la cantidad de préstamos fallidos.

El margen de intereses subyacente en los primeros nueve meses del ejercicio fue de 1,53 %, un leve aumento en comparación con el 1,52 % registrado en el mismo periodo de 2016.

La ratio reguladora de solvencia del capital CET1, indicador de referencia para medir la solvencia de los bancos, se mantuvo estable en el 14,5 % durante el tercer trimestre de 2017.

Por áreas geográficas, Holanda logró un resultado neto antes de impuestos de 2.283 millones de euros en los primeros tres trimestres del año, superior a los 1.593 millones del mismo periodo del año anterior.

En Bélgica, por su parte, el resultado neto antes de impuestos cayó hasta 682 millones de euros entre enero y septiembre de 2017 frente a los 876 millones registrados en el mismo periodo del pasado ejercicio.

El resultado neto previo a impuestos de Alemania, que incluye ING Austria, cayó levemente en los primeros nueve meses de 2017 hasta situarse en 935 millones, frente a los 973 millones del mismo rango de 2016.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.