El año 2017 cerró con 3.500 concursos y un pasivo inferior al millón de euros

El número de concursos de acreedores se mantuvo estable en el conjunto de 2017 con un total de 3.534 procedimientos, el 0,2 % menos que los contabilizados un año antes, y de media supusieron un pasivo inferior al millón de euros, lejos de los 900.000 que se alcanzaron, por ejemplo, en 2014.

Además, cabe destacar que en un 93,4 % de los casos, las compañías inmersas en un concurso de acreedores ha acabado en liquidación y que la mitad de las concursadas presenta una deuda que casi iguala el valor de la propia empresa.

De media, la concursada tipo pertenece al sector servicios (no inmobiliarios), inicia el procedimiento con trece años de edad y cuenta con 6 empleados, de acuerdo con el anuario estadístico del Colegio de Registradores.

Las compañías que solicitan el concurso de acreedores presentan una situación económica bastante deteriorada. Casi el 70 % de ellas registra números rojos y, aproximadamente, un 72 % necesitaría 25 o más años para atender sus deudas con los recursos que genera. Tan solo un 15,4 % tendría capacidad financiera suficiente como para cumplir un convenio aprobado dentro de los límites marcados por la Ley Concursal (quita del 50 % y espera de 5 años en términos generales).

A cierre de 2017, el sector de la construcción siguió perdiendo peso al concentrar el 27,3 % de los concursos, un porcentaje que, sin embargo, está por debajo de los que se contabilizaron entre 2013 y 2016. Por poner un ejemplo, en el año 2016, el número de concursos de acreedores del sector de la construcción representó el 41,1 % del total.

Del total de pasivos afectados en 2017, cerca de 7.500 millones de euros, la construcción no alcanzó la mitad del importe con el 45,6 % del total.

Con todo ello, las sociedades relacionadas con el sector de la construcción redujeron su peso específico y disminuyeron cada año hasta suponer ahora casi un cuarto de la muestra total. Las empresas del sector de servicios no inmobiliarios concentraron, por su parte, el 57,9 % de las concursadas.

A nivel general, las compañías que inician la fase de convenio y no se ven abocadas a la liquidación son sociedades patrimonialistas más grandes y con mayores cifras de negocio. Una opción que en 2017 fue más probable en el caso de las empresas que pertenecen al sector de la construcción.

En relación a las expectativas de cobro de los acreedores ordinarios (y siempre bajo el supuesto de cumplimiento íntegro de los pagos), la media ha sido del 47,1 % de su endeudamiento, pudiendo devolver el 93,8 % de la deuda en un 5 % de los casos. En el lado opuesto, un 5 % de las sociedades han devuelto solo un 5,5 % de sus deudas.

En 2017, el tiempo en el caso de los concursos abreviados fue de 990,5 días para concluir y de 1.698 días en los concursos ordinarios.

Hasta la fecha de cierre del anuario, se registraron un total de 17 solicitudes de acuerdos extrajudiciales de pago realizadas por personas jurídicas. Si bien son cifras provisionales, los Registradores consideran que es un número muy reducido, especialmente si se tienen en cuenta los 1.393 nuevos expedientes que afectaron a 1.722 personas físicas a lo largo del año.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.