Economía.- Valle Salado de Añana y Uva pasa de moscatel de la Axarquía, reconocidas por el Patrimonio Agrícola Mundial

Las candidaturas españolas del Valle Salado de Añana (Álava) y la Uva pasa de moscatel de la Comarca de la Axarquía (Málaga) han obtenido el reconocimiento como sistemas importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), que concede la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Las candidaturas españolas del Valle Salado de Añana (Álava) y la Uva pasa de moscatel de la Comarca de la Axarquía (Málaga) han obtenido el reconocimiento como sistemas importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), que concede la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En concreto, las candidaturas españolas, que han contado con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en el proceso de tramitación, son las dos primeras de Europa que acceden a este reconocimiento internacional.

Los SIPAM son sistemas destacables de uso de la tierra y los paisajes, ricos en diversidad biológica de importancia mundial, que evolucionan a partir de la co-adaptación de una comunidad con su ambiente y sus necesidades y aspiraciones, para un desarrollo sostenible.

El Valle Salado de Añana es una salina de interior en la provincia de Álava, ejemplo de paisaje cultural originado por una actividad industrial ligada a un recurso natural extraordinario, como son los abundantes manantiales de agua salada para la obtención de sal.

Por su parte, la candidatura de la Uva pasa de la comarca de la Axarquía supone la conjunción de un cultivo agrícola sostenible en un entorno ambiental rico en biodiversidad, manejado a través de técnicas tradicionales, cuyo resultado supone la fuente principal de recursos económicos de esta comunidad rural.

Entre las características de los Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial destacan sus altos niveles de biodiversidad y ser agro-ecosistemas alimentados por estructuras de conocimiento tradicional e innovaciones tecnológicas de los productores.

Cuentan asimismo con sistemas y tecnologías de la biodiversidad, manejo y conservación de los recursos de suelos y aguas que pueden mejorar los agro-ecosistemas modernos. Además, sus sistemas agrícolas diversificados contribuyen a la seguridad alimentaria y a favorecer los medios de subsistencia locales y nacionales.

Con la creación de la figura de SIPAM, la FAO busca impulsar el reconocimiento a nivel mundial de la importancia los sistemas de patrimonio agrícola y la necesidad de contar con el apoyo institucional para su salvaguarda.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.