Economía.- (AMP) De Guindos niega que pidiese la dimisión de Rato en una reunión con los principales banqueros

El exministro de Economía Luis de Guindos ha negado que pidiese la dimisión del expresidente de Bankia en una reunión con los presidentes de los principales bancos españoles en mayo de 2012, como el propio Rato afirmó durante su paso por el banquillo del juicio por la salida a Bolsa de la entidad en julio de 2011.

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El exministro de Economía Luis de Guindos ha negado que pidiese la dimisión del expresidente de Bankia en una reunión con los presidentes de los principales bancos españoles en mayo de 2012, como el propio Rato afirmó durante su paso por el banquillo del juicio por la salida a Bolsa de la entidad en julio de 2011.

Así lo ha señalado durante su interrogatorio como testigo en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), en el que ha declarado por videoconferencia desde la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, organismo del que ahora es vicepresidente.

Según ha relatado, el 4 de mayo Guindos citó a Emilio Botín, de Santander; Francisco González, de BBVA; Isidro Fainé, de Caixa, y Rodrigo Rato, de Bankia para exponerles el nuevo real decreto por el que pediría más provisiones a los bancos. Rato pidió entonces una nueva reunión para explicar el plan de recapitalización que había preparado para Bankia, que de Guindos no tuvo tiempo de analizar pero hacia el que González y Botín mostraron su "desconfianza".

Guindos ha sostenido que en esas reuniones no se abordó la dimisión de Rato, y tampoco analizó en profundidad el plan presentado, porque al día siguiente, el 7 de mayo de 2012, el entonces presidente de Bankia presentó su dimisión, y un día después día le llamó para comunicarle su intención de no hacer efectiva la misma hasta la próxima junta de accionistas.

"El día 8 de mayo Rato me llamó y me dijo que estaba pensando no hacer el cambio directamente, sino esperar a la junta de Bankia y nombrar a Goirigolzarri consejero delegado. Yo le dije que en absoluto, que convocara al consejo de administración y dimitiera inmediatamente", ha recordado De Guindos.

Aunque el exministro se había reunido con Rodrigo Rato en tres ocasiones en el mes de abril de 2012 debido al entorno de "enorme incertidumbre y alarma sobre la situación del sistema bancario español", nunca le trasladó en esos encuentros su intención de dimitir o de ceder poder a un nuevo consejero delegado.

CUENTAS SIN AUDITORÍA, UN HECHO "INAUDITO"

Durante su interrogatorio, la fiscal Carmen Launa ha cuestionado a De Guindos si conocía que hubiese dificultades en la formulación de las cuentas de BFA-Bankia. El vicepresidente del BCE ha negado que así fuera y ha afirmado que conoció que las cuentas del ejercicio 2011 se habían presentado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sin informe de auditoría cuando se publicó el hecho relevante el 4 de mayo de 2012.

Según ha relatado, su reacción fue "de enorme preocupación". "Era un hecho absolutamente inaudito y lo que hacía era poner más el foco de atención en Bankia. Esto no es un tema únicamente del auditor, es un elemento de preocupación sobre otros muchos que venían ocurriendo desde hacía meses", ha señalado.

Tras la dimisión de Rodrigo Rato y el nombramiento de Goirigolzarri como presidente de la entidad, Bankia procedió a reformular sus cuentas del ejercicio 2011 sin la participación del Ministerio de Economía, ha asegurado de Guindos.

Además, el Ministerio tampoco intervino en la decisión de Goirigolzarri de pedir la dimisión de todos los miembros del consejo de Bankia. "Fueron decisiones absolutamente autónomas tomadas por el presidente Gorigolzarri. Siempre he tenido muy a gala no haber intervenido en las decisiones de gobierno corporativo, yo tenía plena confianza en él", ha asegurado.

LA SALIDA A BOLSA FUE UN ERROR

El exministro ha afirmado que no tuvo participación en la salida a Bolsa de Bankia ni conocía el folleto, y se ha reafirmado en que tanto la constitución de la entidad como su salida a Bolsa fueron errores, como ya declaró en la Comisión de Economía en el Congreso pocos días después de la nacionalización.

"La salida a Bolsa deriva de un decreto ley, es una realidad objetiva, porque si no hubiera requerido de un nivel de capital superior", ha añadido De Guindos.

En cualquier caso, de no haber salido a Bolsa, dicho decreto requería que el FROB inyectase 5.500 millones de euros de capital adicional para alcanzar el requerimiento del 10%, que al sumarse a los 4.500 millones que ya tenía, hubiese dado lugar a cifras que "elevadísimas desde el punto de vista de la ayuda pública".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.