Diversidad de opiniones entre plataformas sobre las hipotecas

Guerra_hipotecaria,_¿qué_podemos_esperar_de_aquí_a_final_de_año?_0

A propósito de la decisión del Tribunal Supremo de volver a la jurisprudencia que fija que el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) tiene que pagarlo el cliente, Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, asegura que "es importante recuperar la seguridad jurídica no solamente para las entidades financieras sino también para los propios clientes. El hecho de que sea el cliente quien tiene que pagar el AJD aporta luz al proceso hipotecario" y añade que el "cliente sabe lo que paga en todo momento y este importe no se camufla en comisiones o subida de diferenciales dependiendo de la comunidad en la que se realice la operación".

"De todos modos es posible que esta decisión judicial no se quede aquí y pueda ser reclamada en Europa. Pero teniendo en cuenta que en ningún otro país europeo es el banco quien paga el AJD, sería posible que el Tribunal Supremo Europeo ratificara esta decisión", comenta encinar, que asegura que"sería deseable que esta experiencia acelerara la aprobación de la nueva ley hipotecaria, y que esta hiciera sin ambigüedades e indefiniciones, para crear un ámbito jurídico seguro que evitara estas situaciones".

"El pleno da la razón a la banca con el IAJD: El IAJD no, pero el resto de los gastos de la hipoteca sí se pueden reclamar", sin perjuicio de la necesaria lectura de la sentencia y con el máximo respeto a la Sala Tercera y sus magistrados, el Estado de Derecho recomendaba, ante una gestión tan mejorable, de una decisión con una mayoría sino unánime más cualificada que dotará de seguridad jurídica a la sociedad, considera Ramiro Salamanca, director legal de reclamador.es.  Señala que "una ley que genera tantas dudas en los máximos intérpretes de la ley no es una buena ley y una Sala que decide con tantas filtraciones no parece el mejor modo de demostrar y garantizar su independencia".

Salamanca cree que "el peor escenario posible para los hipotecados se ha confirmado. Se trata de una decisión tremendamente perjudicial para los clientes hipotecarios. El Alto Tribunal da la espalda a los prestatarios, obligándoles a asumir el pago de un tributo que supone, según la comunidad autónoma, entre el 0,5% y el 1,5% sobre el importe de la responsabilidad hipotecaria. Pese a esto, los consumidores pueden seguir reclamando en los Juzgados civiles la abusividad de la cláusula de gastos de hipoteca, incluyendo el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, apoyando su reclamación en las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que han declarado que los efectos de la abusividad no se pueden moderar ni integrar. El banco que impone al consumidor una cláusula abusiva que se declara nula no se puede beneficiar de ello, la nulidad tiene un efecto disuasorio e implica reponer al consumidor en la situación en que se encontraría si la cláusula no existe, restituyendo la totalidad de lo pagado en cumplimineto de la misma".

El máximo responsable legal de la compañía online de servicios legales explica que "no hay que tirar la toalla. No todo está perdido respecto al sujeto pasivo del impuesto AJD. Queda la justicia europea, donde ineludiblemente se deberá acudir, mediante la interposición de una cuestión prejudicial, para resolver este asunto legal. Cuestión prejudicial que ya veníamos proponiendo hasta ahora en reclamador.es y que seguiremos formulando para salvaguardar los intereses de los consumidores hasta que haya un pronunciamiento definitivo. Esperemos que tenga el mismo resultado final que en otras cuestiones planteadas al TJUE, como en el caso de las cláusulas suelo, donde este tribunal ya contradijo al Supremo español", sentencia Salamanca

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.