Directivos aragoneses impulsan un club para humanizar empresas y adaptarse

La Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA) ha puesto en marcha el primer club en España de liderazgo emocional que tiene como objetivo humanizar las empresas y sin permanecer al margen de los rápidos cambios sociales y tecnológicos actuales.

Así lo ha explicado a los medios el presidente de ADEA, Salvador Arenere, antes de inaugurar la primera sesión del club, a la que ha asistido como invitada la vicepresidenta corporativa de la firma de joyería Tous, Rosa Tous, y que ha contado con 265 personas acreditadas.

La idea es poner en marcha un proyecto "diferencial, fruto de la situación actual" en la que, ha destacado Arenere, "pasan muchas cosas y a gran velocidad", que afecta a todos los sectores y ante la que "los directivos y las personas que gestionan el día a día y el futuro de las empresas no podemos permanecer al margen".

"Son cambios de todo tipo y cada vez a mayor velocidad por eso en las estructuras organizativas de las empresas nada puede ser igual", ha advertido Arenero quien ha anunciado su intención de proponer a la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos de España (CEDE) que esta idea, que en Aragón está abierta a cualquier directivo, se extienda a sus 86 asociaciones.

El fin del liderazgo emocional es, ha explicado, humanizar la gestión, luchar contra las desigualdades, promover el comportamiento ético, ganar en eficiencia, compartir objetivos e impulsar criterios de equidad y justicia en la promoción personal en vez de primar "el amiguismo".

Arenere ha reconocido que "la tarea no es fácil" pero ha insistido en que "hay que ser capaces de propiciar, desde el presidente hasta el que abre la empresa, que disfruten del trabajo", algo que si se consigue "se va a proyectar a la sociedad" y "también va a propiciar cambios en algunos comportamientos políticos", ha estimado.

Por su parte, Rosa Tous ha tratado de explicar a los medios que aunque "da la sensación de que las empresas son entes que van solos, las dirigen las personas" que "son las que tenemos que hacer que en las empresas ocurran cosas".

En Tous, que dentro de cuatro años cumplirá cien, "nos hemos ido adaptando a los momentos que la sociedad nos ha ido indicando" ha señalado su vicepresidenta quien cree que la "clave" y "una ventaja competitiva" es ver "lo que pasa alrededor y adecuarte para estar al día".

Rosa Tous ha explicado que si bien es cierto que el objetivo principal de muchas empresas es ser rentable y hacer dinero detrás de cada una de ellas y de un directivo "hay una responsabilidad social con sus propios equipos y parque de empleados y organización" y también con su entorno y su cliente, "pero partiendo desde dentro, que es lo que está pidiendo la sociedad", ha dicho.

A pesar de que Tous es una empresa familiar, ha advertido de que "no quiere decir que no hayamos tenido que adaptarnos a un consejo directivo, con un consejo de administración exigente y un consejero delegado externo", pero "la esencia en Tous es que vendemos ilusión".

Aunque depende de cada sector, Tous ha resaltado que en el caso de la empresa joyera tienen "una relación muy directa con los clientes" ya que están presentes "en los momentos más emocionantes y felices de su vida", y eso también "tenemos que transmitirlo dentro de nuestra empresa".

Tous no ha querido dar consejos a los directivos sí que ha dicho que lo que tienen que tener "muy claro" es saber "cuáles son sus planes y su objetivo" y aunque "crecer y expansionarse puede ser una opción", también puede serlo "mantenerse muy bien en un núcleo muy pequeño de un sector muy único".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.