Comercio y servicios se visten de negro para celebrar el Black Friday

El comercio al completo y muchas compañías de servicios se vestirán de negro esta semana para celebrar el Black Friday, una campaña de descuentos que en tan sólo cinco años se ha convertido en uno de los periodos de más ventas y que muchos aprovechan para adelantar las compras de Navidad.

Aunque algunos distribuidores comenzaron a ofrecer descuentos con anterioridad, muchos los aplicarán a partir de mañana, lunes, otros se esperarán al viernes 25, el verdadero "viernes negro", y los mantendrán hasta el lunes 28, denominado como Cyber Monday o "ciber lunes".

El "viernes negro" (Black Friday, en inglés) nació en Estados Unidos como una jornada de fuertes descuentos en el comercio el día siguiente de Acción de Gracias para dar el pistoletazo de salida a la campaña de Navidad, lo que genera largas colas a las puertas de los establecimientos.

Se dice que su nombre se debe a que permite pasar a las tiendas de los números rojos a los números negros, o lo que es lo mismo, de pérdidas a ganancias.

Con la irrupción del comercio electrónico surgió el "ciber lunes", en el que las tiendas daban salida vía internet a lo que no lograban vender el viernes.

Ambas tradiciones anglosajonas se implantaron hace apenas cinco años en España, en plena crisis de consumo, por los grandes operadores, y pronto fueron aceptados por los usuarios, arrastrando así rápidamente a la totalidad del comercio a ofrecer descuentos esos días.

El atractivo del Black Friday pronto fue visto por compañías ajenas a grandes superficies, cadenas o pequeños comercios, y, hoy por hoy, se apuntan a este festival del consumo actores como restaurantes, aerolíneas, operadoras de telecomunicaciones, agencias de viajes, cadenas hoteleras, clínicas dentales, concesionarios de coches y aseguradoras.

Cada español se gastará esos días 221 euros, el 24 % más que el año pasado, según un estudio elaborado por Worten y GfK, que desvela que el Black Friday es ya el segundo momento de mayores compras del año, tan sólo por detrás de Reyes y superando a Papá Nöel.

La rápida aceptación de estos descuentos ha conllevado que las compras de Navidad se adelanten cada vez más, según un estudio de Deloitte, que revela que una quinta parte del gasto navideño se hará en noviembre, mes que hace unos años sólo concentraba el 4 % de las compras para esas fiestas.

Según American Express, cuatro de cada diez españoles aprovechará los descuentos del Black Friday para comprar regalos de Navidad.

En internet, moverá 1.267 millones, el 13,12 % más que en 2015 y el 5,3 % del volumen total de negocio de este año del comercio electrónico en España, según datos de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), que revelan que el 81 % de las empresas hará promociones especiales, el 17 % más.

Para la Confederación Española de Comercio (CEC), estos días de compras han calado muy rápido porque han permitido recuperar el efecto llamada que producían las rebajas hasta su liberalización, en julio de 2012.

Por ello, los carteles negros lucirán estos días en los comercios para recuperar el efecto llamada que acompañaba a los carteles rojos de las rebajas.

Para la patronal de la gran distribución, Anged, el Viernes Negro se ha convertido en una jornada clave para el comercio, entre otros motivos porque el consumidor de hoy se mueve en un entorno digital y global y, en consecuencia, es más sensible a fenómenos y tendencias de compra que ocurren en otros países.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.