Cobeaga: Las redes sociales crean una sensación falsa de promoción del cine

El realizador y guionista Borja Cobeaga opina que la promoción convencional sigue siendo más eficaz para las películas que el eco que pueden tener en las redes sociales porque éstas "crean una sensación muy falsa".

"Sé de películas que en las redes sociales han sido las más celebradas, han sido 'trending topic' y luego no ha ido nadie a verlas", ha dicho a EFE el cineasta, que participa este viernes en la decimoséptima edición del Congreso del Club de Creativos que se celebra en el centro Kursaal de San Sebastián.

El director de "Pagafantas" y "Negociador" recalca que "se cree que las redes son juez y parte, las que deciden las cosas, y en el cine todavía no es así, es una situación artificial".

"No sé si llegará a serlo, pero desde luego una película de la que a lo mejor no se habla nada en redes puede tener cinco millones de espectadores si cuenta con una buena promoción tradicional", añade.

Tiene claro que la publicidad es imprescindible en un país en el que llegan a las salas "diez pelis cada semana". "A mí me ha ocurrido. Cuando no ha habido suficiente promoción, me han llegado a preguntar que cuándo estrenaba mi próxima película, y se había estrenado la semana anterior", comenta.

No fue el caso de "Fe de etarras", de la que Netflix hizo una impactante apuesta publicitaria y con la que vivió, sin embargo, una experiencia "rara" que le produjo "sentimientos encontrados".

"Por una lado, fue positiva porque dio a conocer la película y estoy encantado de que se le diese tanto bombo. Pero era una campaña visualmente tan radical que daba una imagen que no se correspondía con la comedia, y pasó mucho que gente que luego la vio dijo que era superblanda", señala.

Agrega que eso para un director es "malo" porque se crea "una imagen errónea" del filme, y con el cartel gigante de "Fe de etarras" "se crearon unas expectativas que luego la película no daba".

A ello se sumo el "prejuicio" generado por la denuncia de la Unión de Guardias Civiles contra Netflix, que pidió, por entender que humillaba a las víctimas de ETA, la retirada del cartel, en el que se leía la frase "Yo soy español, español, español", con las palabras "español" tachadas, bajo la que figuraba el título de la cinta.

Dice que también un periódico habló de "polémica" en Twitter cuando él colgó una foto de la colocación del gran anuncio, que ni siquiera habían acabado de desplegar.

"El efecto bola de nieve en tiempos de Twitter es llamativo. De hecho, la polémica cesó cuando se estrenó la película", recuerda.

Cobeaga ha hablado a los creativos reunidos en San Sebastián de humor y de la inexistencia de fórmulas para trabajar en la comedia.

"Cuanto más avanzo en mi carrera, menos certezas tengo. Yo estaba convencido de que la sobriedad de un actor era necesaria para hacer gracia y, de repente, veo a un actor superactuado y me hace gracia, o creía que las cosas exageradas eran demasiado pasadas y luego he visto que no. La conclusión es que si te hace gracia a ti, y no eres un marciano, hará gracia a más gente", subraya.

Para el director donostiarra, no es que el humor sea "irrenunciable", es que es "consustancial" a él, "aunque la palabra sea muy pedante". EFE

ab/rh

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.