CE busca atajar tráfico de bienes culturales usado para financiar terrorismo

La Comisión Europea (CE) propuso hoy normas para acabar con la importación ilegal de bienes culturales en la Unión Europea (UE), un tráfico que, con frecuencia, se nutre de pillajes en países en conflicto y se utiliza para financiar el terrorismo u otras actividades ilícitas.

Actualmente, los Veintiocho aplican prohibiciones a las importaciones de objetos desde Irak y Siria, pero hasta el momento no hay un marco común que rija la importación de bienes culturales desde terceros países.

Para solventar esta laguna, la Comisión Europea propuso hoy una serie de normas que se aplicarán a aquellas piezas que tengan más de 250 años de antigüedad en el momento de su importación, un límite que se explica porque esas obras son las que generan un mayor riesgo de tráfico ilícito y para evitar poner trabas excesivas a quienes comercian con arte.

El primer paso será introducir una definición común para toda la UE de lo que son "bienes culturales", una categoría que cubre hallazgos arqueológicos, pergaminos antiguos, restos de monumentos, piezas de arte, colecciones y antigüedades, precisó Bruselas en un comunicado.

La Comisión plantea introducir un nuevo sistema de licencias que obligará a los importadores a obtener un permiso de las autoridades europeas cuando quieran introducir en la Unión objetos arqueológicos, partes de monumentos y antiguos manuscritos o libros.

Para otros tipos de bienes culturales, los importadores deberán proporcionar una declaración jurada como prueba de que los objetos se han exportado de forma legal desde un tercer país.

Las autoridades aduaneras podrán también confiscar y retener los bienes culturales cuando no se demuestre que han sido exportados legalmente.

La Comisión recordó que grupos terroristas de todo el mundo han cometido crímenes contra el patrimonio cultural, como la demolición del templo de Baal Shamin en Palmira (Siria) por el Estado Islámico, o la destrucción de los Budas de Bamiyan por los talibanes afganos, y subrayó que en la UE están entrando piezas cuyos beneficios son "potencialmente utilizados para financiar actividades terroristas".

Según diversas estimaciones citadas por la CE, en entre el 80 y 90 % de las ventas de antigüedades los bienes tienen origen ilícito, en tanto que el comercio ilegal de antigüedades y arte mueve a nivel internacional entre 2.500 y 5.000 millones de euros al año.

La propuesta deberá ser debatida y aprobada por el Consejo de la UE (los países) y la Eurocámara.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.