Casa Tarradellas cierra 2015 con 859 millones de facturación, un 6,3 % más

La compañía alimentaria Casa Tarradellas, líder en la producción de pizzas refrigeradas, facturó 859 millones de euros en 2015, lo que supone un incremento del 6,3 % respecto al año anterior.

La firma catalana ha señalado en un comunicado que esta progresión en el volumen de ventas es fruto de una política de continuas inversiones para mejorar los procesos, además de una "firme vocación" por ofrecer un producto bien elaborado.

En lo que se refiere a inversiones, la empresa ha destinado este año 10 millones de euros a la ampliación de la capacidad de su centro de elaboración de harina, cuya finalización se prevé para finales de este mismo año.

Gracias a esta inversión, la capacidad de producción de la planta de Gurb (Barcelona) se doblará, pasando de 200 a 400 toneladas de harina al día.

El grupo familiar reafirma así su apuesta por autoabastecerse de esta materia prima y mejora la tecnología del molino para poder lanzar al mercado nuevos productos.

De hecho, Casa Tarradellas ha asegurado que esta planta de producción de harina cuenta, desde sus inicios, con un centro de investigación orientado al estudio de las harinas que se ajusten mejor a las recetas de cada tipo de pizza.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.