Burgos pide limitar la Zona de Gran Afluencia Turística al centro histórico

El Ayuntamiento de Burgos solicitará a la Junta de Castilla y León restringir la declaración de la ciudad como Zona de Gran Afluencia Turística, limitando la liberalización de horarios comerciales asociada al centro histórico, según ha explicado esta mañana la concejal de Comercio, Carolina Blasco.

En concreto, la propuesta municipal pasaría por declarar como Zona de Gran Afluencia Turística los 76 kilómetros cuadrados protegidos por la UNESCO, entendidos como zona de amortiguamiento de la Catedral de Burgos, Patrimonio de la Humanidad.

Blasco ha recordado que la petición responde a que Burgos "no es una ciudad de compras", así que carecería de lógica liberalizar los horarios comerciales en todo su término municipal, lo que al final beneficiaría a los grandes centros comerciales.

Es más, la concejal ha insistido en que si la declaración viene impuesta tras haberse superado las 600.000 pernoctaciones en el año 2015, lo razonable sería que afectase únicamente a la zona más turística, el centro histórico de la capital.

Igualmente, la propuesta burgalesa incluiría una limitación temporal en cuanto a posibilidad de apertura comercial en domingos y festivos, con un máximo de seis al año, que se sumarían a los diez que ya permite la Junta.

Serían seis días que coincidirían precisamente con momentos de gran afluencia turística, como el Domingo de Resurrección o los domingos en los que se celebran el Fin de Semana Cidiano y el evento gastronómico 'Devora, es Burgos'.

Blasco remitirá a partir del viernes la solicitud a la Dirección General de Comercio y Consumo, consensuada con los comerciantes, una vez ha recibido hoy el visto bueno de PP, PSOE e Imagina en la Comisión de Comercio del Ayuntamiento; C's ha votado en contra.

Además, el viernes se mantendrá una última reunión con la Federación de Empresarios del Comercio (FEC), la Cámara de Comercio e Industria y la patronal FAE, para cerrar los flecos de la documentación que acompañará la propuesta.

La Junta de Castilla y León resolverá la solicitud en un plazo máximo de dos meses, ha explicado Blasco, aunque no está garantizado que acepte los planteamientos de la ciudad.

Y es que, "con carácter general", se admiten propuestas que limitan temporalmente la aplicación de la normativa, es decir, el número de festivos con apertura comercial, pero la declaración se suele aplicar a todo el término municipal, no a una zona concreta.

De todos modos, la concejal ha asegurado que se tratará de negociar con el Gobierno Regional para llegar a un acuerdo, lo que sea antes de que se aplique de oficio la normativa, con las mínimas restricciones posibles.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.