Bruselas pide un estímulo fiscal de 50.000 millones de euros para la eurozona

La Comisión Europea (CE) ha pedido hoy a los países de la eurozona que el próximo año emprendan un estímulo fiscal adicional de unos 50.000 millones de euros, un 0,5 % de su PIB, para impulsar el crecimiento y apoyar la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo.

"Es la primera vez que recomendamos una contribución presupuestaria global positiva para la zona euro" ha dicho el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, poniendo el acento en el "paso" que supone abandonar la política fiscal restrictiva adoptada tras la crisis para abrazar una orientación expansiva.

En una recomendación presentada hoy, el Ejecutivo comunitario aboga por una "moderada expansión fiscal" para la zona del euro en su conjunto en el año próximo "a la vista de la lenta recuperación económica y los riesgos del entorno macroeconómico".

En concreto Bruselas pide a los estados -que son quienes deberán dar luz verde a sus planes- una expansión fiscal del 0,5 % del Producto Interior Bruto, lo que equivale según sus cálculos a un estímulo fiscal adicional de unos 50.000 millones de euros.

El objetivo es también apoyar la política monetaria expansiva que ya aplica el Banco Central Europeo, que ha sido uno de los principales soportes de la recuperación económica en la eurozona.

"Vivimos en tiempos de lento crecimiento, riesgos geopolíticos y creciente incertidumbre, tanto más tras el referéndum en Reino Unido y las recientes elecciones en Estados Unidos, pero nuestra propuesta llega también en un contexto de continua recuperación económica" ha resumido el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis.

El político letón ha justificado así el escenario para el cambio de tornas en la política europea.

No obstante, Dombrovskis ha insistido en que esta orientación debe respetar las reglas de disciplina fiscal europeas -el Pacto de Estabilidad y Crecimiento- y tener en cuenta la preocupación por la sostenibilidad fiscal.

Bruselas reitera que los países con déficit excesivo, como España, tienen que corregirlos, y que los que aún tienen pendientes ajustes deben completarlos, pero también llama a los que tienen "margen fiscal" a aplicar políticas expansivas, en particular estimulando la demanda interna y aumentando las inversiones también nivel europeo.

Entre estos miembros más boyantes económicamente destaca Alemania, a la que Bruselas ya ha pedido que utilice su superávit para impulsar la demanda en el país.

Los países, que tienen que respaldar la propuesta, la debatirán en el Consejo de ministros de Economía y Finanzas del próximo diciembre.

Bruselas no puede obligar a los países a invertir, pero sí que logra así reabrir una discusión, que fuentes comunitarias preveyeron que será acalorada.EFECOM

lpc/mtm/son

(Mas información sobre la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.