Bruselas pide cerrar con rapidez la negociación del presupuesto plurianual

El comisario europeo para Presupuestos, Günther Oettinger, instó hoy a cerrar con rapidez la negociación sobre el próximo presupuesto plurianual, que cubrirá el periodo 2021-2027, pues la Comisión Europea (CE) pretende haberlo aprobado antes de las elecciones a la Eurocámara convocadas en mayo de 2019.

"Un presupuesto rápido es, sin duda, la decisión adecuada", aseguró el político alemán durante una rueda de prensa en la que el Ejecutivo comunitario presentó una nota sobre el marco financiero plurianual previa a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra este jueves y viernes en Bruselas.

En un contexto marcado por la salida del Reino Unido de la Unión Europea en marzo del próximo año y el aumento de las partidas para la Defensa, el control de las fronteras externas de los Veintiocho y la inmigración, Oettinger recalcó que "lo importante" es finalizar "con éxito" el debate sobre el marco financiero plurianual "para la primavera del próximo año".

"Tenemos que demostrar que Europa en un tema complejo como es este, que son las finanzas, es capaz de trabajar de forma intensa y rápida, porque si no sería un signo negativo", señaló, para a continuación resaltar la importancia de proporcionar "claridad y seguridad" cuando concluye la legislatura del Parlamento Europeo y se acerca la fecha del "brexit".

Así, precisó que "todo parece indicar" que las cuentas para la etapa 2021-2027 "van a ser la primera prioridad de las instituciones de la Unión Europea", pese al protagonismo que ha adquirido en las últimas semanas la inmigración.

El pasado 2 de mayo, el Ejecutivo comunitario presentó un proyecto en el que pedía elevar los fondos hasta 1,28 billones de euros, pero planteaba recortes en las políticas agrícola y de cohesión.

Eso supone que el presupuesto para los próximos siete años pasaría del 1,03 % del PIB conjunto de los Veintiocho que supone hoy a representar el 1,11 % del PIB de los 27 Estados que permanecerán en el club comunitario tras la salida del Reino Unido.

"Es un presupuesto de futuro, es un presupuesto de inversiones, con algunos recortes, sí, en cohesión, en agricultura, pero que se pueden asumir", dijo

La propuesta de la Comisión planteaba, en concreto, recortes del 7 % en los Fondos Estructurales y de Cohesión y del 5 % en los de la Política Agraria Común (PAC) y, dentro de esta, de un 4 % en los pagos directos, que suponen el grueso de la partida.

Oettinger aseguró que incrementar la dotación de esas dos partidas "excesivamente" podría "perjudicar" a otros proyectos.

Frente al debate sobre la posible vinculación de las ayudas para la cohesión a la acogida de refugiados en los diferentes Estados miembros, el comisario germano señaló que no se pueden utilizar esos fondos "con fines puramente políticos".

Ante las posiciones de países del norte como Suecia u Holanda, que descartan aumentar su contribución a las arcas comunitarias pese al vacío del "brexit" y las nuevas prioridades, el alemán explicó que las cuentas comunitarias están "quitando carga a los Estados miembros" y trabajan "en su interés".

Además, la CE indicó en su nota que la mayor parte de las alzas en las aportaciones nacionales se deben al crecimiento económico y la inflación.

En el ámbito migratorio, recordó que el proyecto de presupuesto contempla emplear a 10.000 guardas costeros adicionales y que esa iniciativa puede "aliviar" a países como España.

Preguntado por la posibilidad de que el Reino Unido se niegue a abonar los fondos ya comprometidos en el periodo presupuestario actual, el comisario alemán afirmó que los británicos han participado "con un espíritu muy dialogante" en la elaboración de las cuentas de 2018.

"En la propuesta que se ha presentado para 2019 en el Consejo recientemente el Reino Unido ha señalado que va a asumir sus compromisos y obligaciones, pero que al mismo tiempo quiere seguir participando en todos los programas, incluso en los próximos años, inmediatamente después de la retirada", añadió.

Después insistió en que "no cabe ningún género de dudas" de que Londres respetará lo pactado, pero reconoció que no existe jurisdicción para hacer frente a un escenario en el que el Reino Unido rechace pagar lo asumido.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.