Bruselas alaba la actitud española para el presupuesto de la UE "post brexit"

El comisario europeo para la Planificación Financiera y Presupuestos, Günther Oettinger, calificó hoy de "constructiva y necesaria" la actitud expresada por el Gobierno español de, si fuera necesario, hacer una contribución nacional mayor para alimentar las arcas del futuro presupuesto comunitario tras el "brexit".

El comisario alemán se refirió, sin citarlas, a unas recientes declaraciones del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en las cuales afirmaba que España mantendrá una actitud "constructiva" en las negociaciones del próximo presupuesto plurianual (Perspectivas Financieras) de la Unión Europea (UE) a partir de 2020.

En esas mismas declaraciones, Rajoy añadía que intentará "asegurar las dotaciones" para fondos agrícolas y de cohesión, y que España debe estar "abierta" a aumentar su contribución tras la salida de Reino Unido del bloque comunitario, prevista para 2019.

Según Oettinger, España tiene en este tema un enfoque "factual y pragmático" y ha adoptado una actitud positiva que puede -dijo- ayudar a "influir" sobre el resto de socios de la Unión Europea a la hora de posiblemente incrementar su dotación a los presupuestos comunitarios.

Se calcula que la salida de Reino Unido de la UE hará necesario incrementar el presupuesto plurianual de la UE en entre un 10% y un 20% respecto al nivel actual, y el "agujero" que dejará el "brexit" podría alcanzar los 10.000 millones de euros, de acuerdo con algunas estimaciones.

En ese sentido, en una reunión hoy con la prensa en la delegación de la Comisión Europea en España, Oettinger explicó que aunque cada uno de los socios comunitarios tenga sus prioridades presupuestarias nacionales, y las posturas sean en muchos casos muy divergentes, "no hay abismos" insuperables.

Las negociaciones presupuestarias en la UE son especialmente complejas, ya que además se requiere la unanimidad para tomar decisiones entre los futuros 27 socios.

En ese sentido, Oettinger comparó, metafóricamente, la dificultad para alcanzar el acuerdo con "la elección de un papa", hasta que llega la "fumata blanca".

El actual presupuesto de la UE, que cubre el período 2014-2020, se eleva a cerca de 1 billón de euros, con los cuales se financian, entre otras, la Política Agrícola Común (PAC), las políticas de cohesión o la competitividad para el crecimiento y el empleo.

El actual debate se centra en definir el techo máximo que tendrán esos presupuestos: son muchas las voces que consideran insuficiente que el presupuesto de la Unión "apenas" alcance el 1 % del PIB comunitario, y el Parlamento Europeo, por ejemplo, apuesta por llegar hasta el 1,3%.

La CE, según recordó hoy Oettinger, baraja alcanzar el 1,1 "y pico", y ese "pico" podría llegar hasta el 1,19 %, aunque todavía todo está abierto y es sujeto de intenso debate, subrayó.

En abril próximo debería haber ya una propuesta concreta sobre la mesa.

Hay una clara división, según recordó el comisario, entre socios como Holanda, Dinamarca o Suecia, que no quieren que el presupuesto comunitario supere el 1 % del PIB, y otro grupo mucho más amplio de cerca de 15 socios de la Unión que admite la necesidad de superar ese porcentaje y alcanzar, quizás, un tope del 1,1%.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.