BBVA Research cree que la incertidumbre restará 1,2 puntos al consumo privado

BBVA Research cree que la incertidumbre política en España restará hasta 1,2 puntos al crecimiento del consumo de los hogares entre este año y el próximo (0,5 puntos en 2016 y 0,7 en 2017).

El servicio de estudios de la entidad llega a la conclusión de que si se mide el aumento de las tensiones generadas para la economía por un hecho político, el resultado de las elecciones generales de diciembre de 2015 sólo es comparable con los sucesos relacionados con la invasión de Irak en 2003.

Según la publicación "Situación Consumo", difundida hoy, el impacto de la incertidumbre política en los hogares supera el estimado por el servicio de estudios de la entidad para el conjunto de la economía (0,9 puntos del PIB), lo que sería consistente con una menor incidencia sobre otras partidas.

A juicio de BBVA Research la incertidumbre sobre las medidas de política económica que serán adoptadas durante los próximos años ha aumentado "significativamente" durante el primer semestre de 2016.

No obstante, destacan que es necesario interpretar estos resultados con cautela, ya que "el carácter inédito del escenario político español dificulta la valoración sobre la persistencia y magnitud final de los shocks inducidos por el actual episodio de incertidumbre de política económica".

Las simulaciones que han realizado les permiten concluir, en todo caso, que "el coste asociado a una mayor persistencia de la incertidumbre es elevado".

El servicio de estudios recuerda que los consumidores pueden alterar sus patrones de gasto y ahorro si tienen dudas sobre cómo las medidas de política económica influirán en su renta futura, y por ejemplo, la posibilidad de que la presión fiscal sobre un determinado bien o servicio cambie puede motivar un adelantamiento o un aplazamiento de su demanda.

Además, las repercusiones sobre el consumo pueden diferir en función del tipo de producto, y la incertidumbre puede incrementar la preferencia de los consumidores por la liquidez, lo que desincentivaría la adquisición de bienes duraderos.

Asimismo, más allá de su efecto directo sobre la demanda de las familias, la incertidumbre política puede afectar indirectamente al consumo a través de sus consecuencias sobre la oferta agregada.

Así, las empresas pueden alterar sus planes de inversión, de contratación y de despido cuando el grado de incertidumbre sobre la política económica cambia, lo que condiciona, tarde o temprano, las decisiones de consumo de los hogares, asegura BBVA Research.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.