BASF estudia la fusión de su negocio de petróleo y gas con la rusa DEA

El grupo químico alemán BASF estudia fusionar Wintershall, su negocio de petróleo y gas, con el grupo ruso DEA, que agrupa las mismas actividades de Letter One.

BASF informó hoy de que mantendría la mayoría de las acciones de la empresa común, que a medio plazo podría salir a bolsa.

El resultado de las negociaciones está abierto y no es seguro que se vaya a ejecutar la transacción.

Las actividades de petróleo y gas de BASF están en su filial Wintershall, que se dedica a la exploración y producción en regiones con mucho crudo y gas en Europa, el norte de África, Rusia y América del Sur, así como Oriente Medio.

Junto con la rusa Gazprom, Wintershall también se dedica al transporte de gas natural en Europa.

El segmento de petróleo y gas de BASF facturó el año pasado 2.800 millones de euros y tuvo un beneficio operativo de 500 millones de euros.

DEA, que es propiedad del multimillonario ruso Michail Fridman y tiene su sede en Hamburgo, fue anteriormente propiedad de la empresa alemana de suministro de energía RWE.

Las acciones de BASF subían hoy un 2,9 %, hasta 95,04 euros, media hora antes del cierre de la negociación en Fráncfort.

RWE acordó a comienzos de 2015 la venta de DEA, que era su filial de exploración y extracción de petróleo y gas, por 5.000 millones de euros al oligarca ruso Fridman, que controla el consorcio LetterOne-Gruppe.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.