El mecanismo ‘estrella’ de Escrivá para salvar las pensiones no convence

Los analistas aseguran que el factor de sostenibilidad que va a derogar el Gobierno habría garantizado la supervivencia del sistema público de pensiones

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha ganado el primer asalto del combate encaminado a aprobar la reforma de las pensiones que el Gobierno espera que entre en vigor en enero de 2022.

El Congreso ha rechazado, con 194 votos en contra, 143 votos a favor, los del PP y Vox, y 11 abstenciones, la enmienda a la totalidad del proyecto de ley para la revalorización de las pensiones presentada por el Partido Popular.

Publicidad

En esta enmienda se oponían a la derogación del factor de sostenibilidad aprobado en la reforma de las pensiones de 2013, que no llegó a implantarse tras la decisión de Mariano Rajoy de guardarlo en un cajón presionado por a las manifestaciones de jubilados para impedir su aplicación y por la necesidad que tenía del apoyo del PNV para sacar adelante los presupuestos de 2019.

Rajoy pospuso su implantación hasta 2023 y se va a derogar sin ver la luz.

Un factor que bajaría las pensiones

El factor de sostenibilidad establece un recorte en la cuantía de las pensiones en función del aumento de la esperanza de vida y, según el PP, se trata de un mecanismo “riguroso y firme” para garantizar la sostenibilidad del sistema y la solidaridad intergeneracional.

Virtudes que no convencen al Gobierno de Sánchez y va a sustituirlo por un mecanismo de equidad intergeneracional con el que pretende crear un método de ajuste que asegure la viabilidad del sistema público de pensiones.

Publicidad
Publicidad

Un mecanismo “contingente” y “secundario”

De este mecanismo aún se sabe poco. Está por diseñar. Escrivá tiene que negociarlo con los agentes sociales, y pretende que esté concluido el 15 de noviembre para introducirlo en la reforma de las pensiones a través de una enmienda al proyecto de ley. En caso de no llegar a un acuerdo, el Ejecutivo está habilitado para definirlo unilateralmente.

Según ha manifestado José Luis Escrivá, antes de diseñarlo su ministerio ha realizado “una serie de cálculos perfectamente hechos”, para garantizar la revalorización de las pensiones y la “suficiencia del sistema”.

Aseguró que en el caso de que la evolución de ingresos y gastos del sistema lo requiriera, principalmente en los años “en los que se soporta más peso demográfico”, se activaría “un mecanismo de ajuste final de las pensiones”. Lo que supondría un recorte de las futuras pensiones. Este mecanismo de equidad intergeneracional será, según Escrivá, "contingente y secundario".

La escasez de información sobre este modelo ha llevado al PP a acusar al Gobierno de querer ocultar su contenido y que para su aprobación pretende prescindir del Parlamento “tratando de burlar la tramitación ordinaria".

Poco eficiente frente al factor de sostenibilidad

Basados en la escasa información facilitada hasta ahora por el Ministerio de Seguridad Social, los expertos en pensiones discrepan con Escrivá sobre la idoneidad del nuevo mecanismo para garantizar la viabilidad del sistema público de pensiones.

En opinión de Enrique Devesa, profesor de la Universidad de Valencia e investigador del IVIE, "este mecanismo no va a servir para mejorar la sostenibilidad del sistema porque parece haber una línea roja que establece que no se pueden recortar las pensiones. Y si no mejora la sostenibilidad no va a servir para nada".

Publicidad

Devesa se muestra más positivo con el factor de sostenibilidad y considera que está “bien diseñado” para mejorar la equidad intergeneracional, de tal forma que el aumento de la esperanza de vida no suponga una cuantía agregada mayor a recibir en forma de pensiones.

"Es verdad que lleva consigo una bajada de la pensión inicial, pero se puede aumentar por la vía del crecimiento de las bases de cotización o del número de años cotizados. A pesar de todas las apariencias, actuar sobre la pensión inicial es más transparente que hacerlo sobre el retraso de la edad de jubilación", reconoce Devesa.

La solución al problema de las pensiones

Tampoco José Antonio Herce, fundador de la consultora LoRIS y experto en pensiones, cree que “la solución para hacer sostenible el sistema público de pensiones la vaya a traer el nuevo mecanismo". Esta vendría de "indiciar la edad legal de jubilación a la esperanza de vida. Este es el mejor mecanismo de sostenibilidad que hay en todo el mundo”, asegura.

Considera que con el factor de sostenibilidad sí se habría conseguido el objetivo de dar viabilidad al sistema.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de