La jubilación anticipada en 2022 rompe los planes de Escrivá

La inflación del 8,5% facilita que jubilarse antes de tiempo este año no suponga una bajada de la pensión y, en muchos casos, la mejora. Todo lo contrario de lo que esperaba Escrivá

La subida en vertical de la inflación ha hecho que anticipar la jubilación este año sea más barato de lo que el ministro Escrivá esperaba tras endurecer los requisitos para optar por el retiro voluntario.

Uno de los objetivos de la primera fase de la reforma de las pensiones es acercar la edad legal de jubilación, que en 2022 es de 66 años y 2 meses, a la edad real, que ronda los 64,5 años.

Publicidad

Para conseguirlo, el Gobierno aumentó las exigencias requeridas a los trabajadores que opten por retirarse antes de tiempo. Tienen que contar con al menos 35 años cotizados a la seguridad Social, de los que 2 años de cotización deberán estar comprendidos en los 15 años anteriores a la fecha de jubilación.

Además, la pensión a recibir debe ser superior a la pensión mínima que correspondería al jubilado al cumplir 65 años. Esta cuantía, en 2022, es de 12 467 euros al año con cónyuge a cargo, 10 103,80 euros sin cónyuge y 9.590 euros con cónyuge no a cargo.

A ello se suma la merma en la cuantía de la pensión a recibir durante toda la etapa de retiro al modificar los coeficientes reductores que se aplican a partir de este año.

Se establecen en función del número de meses de adelanto de la edad de jubilación y del periodo de cotización total.

Publicidad

Desde enero de 2022, los coeficientes son mensuales, es decir, por cada mes de adelanto de la edad de jubilación, en lugar de trimestrales como hasta ahora, y se aplican sobre el importe de la pensión teórica -calculada en función del número de años cotizados y de las bases de cotización- y no sobre la base reguladora como ocurría antes.

La subida de la inflación desbarata el objetivo del Gobierno

Todas estas medidas han perdido fuerza tras la subida galopante de la inflación este año, que el Gobierno estima en un 8,5 por ciento, y a la que se indexarán las pensiones.

Así, el recorte en las prestaciones por retiro voluntario este año será mucho menor del esperado, si es que se produce, ya que en muchos casos la pensión a recibir por estos jubilados será mayor que si esperan a cumplir la edad legal de jubilación.

Publicidad

Esto se debe a que la reducción en las pensiones por jubilación anticipada se compensará con su revalorización en función del IPC en 2023.

"La alta inflación va a producir una situación paradójica, ofreciendo la oportunidad a aquellos que pueden optar por la jubilación anticipada la posibilidad de jubilarse anticipadamente a final de 2022 sin sufrir una pérdida efectiva del importe de su pensión, o bien sufriendo una pérdida más moderada de la prevista, y en algunos casos mejorándola", apuntan desde el Instituto BBVA de Pensiones.

Publicidad

Casos en los que conviene anticipar el retiro

Ejemplifican estos casos con dos supuestos. El primero es el de una persona que decide jubilarse anticipadamente en diciembre de 2022, le faltan 6 meses para cumplir la edad ordinaria de jubilación y ha cotizado a la Seguridad Social menos de 38 años y 6 meses. Todo ello le supondría una penalización del 4 por ciento en su pensión.

Pero, tras la revalorización de las pensiones del 8,5 por ciento a partir de enero del próximo año, no solo recuperaría lo perdido por anticipar la jubilación 6 meses, sino que cobraría más que si no hubiese anticipado su jubilación.

Esto es debido a que "si continúa trabajando esos meses de 2023, probablemente su salario de 2023 se incrementaría bastante menos que el IPC y, además, para calcular la base reguladora de la pensión de 2023 solo se considerarían las bases de cotización (salarios) de los meses de enero a abril", argumentan desde el Instituto BBVA de Pensiones.

La inflación compensa los recortes

El segundo supuesto es el de una persona que adelanta 17 meses su jubilación. En este caso, gracias a la revalorización de su pensión en 2023, recuperaría la perdida de prestación por acogerse a la jubilación anticipada.

La penalización por 17 meses de anticipación voluntaria de la jubilación es de un 8 por ciento en el peor de los casos, es decir, cuando se acrediten menos de 38 años y medio cotizados, mientras que la subida de las pensiones rondará el 8,5 por ciento.

Publicidad

Cuando se acredite una larga carrera de cotización con más de 44 años y medio cotizados, el trabajador podría adelantar 18 meses su jubilación y la penalización (coeficiente reductor) que sufriría sería del 7,60 por ciento, también inferior a la revalorización de su pensión en 2023.

Las pautas de finanzas.com

Nuestros boletines son valiosos para inversores y líderes financieros. Denos la oportunidad de demostrárselo. Si le decepcionamos: cancele, sin más.
Gracias por su confianza.

En portada

Noticias de