Inmobiliario

Cómo comprar una vivienda de segunda manos sin correr riesgos

Vivienda de segunda mano

El mercado de segunda mano sigue liderando la recuperación del sector inmobiliario. Las transacciones sobre viviendas usadas se incrementaron un 2,9% en tasa interanual, hasta totalizar 27.089 operaciones, mientras que la compraventa de viviendas nuevas retrocedió un 6,5% en tasa interanual, hasta 5.995 transacciones, según el INE en relación a los últimos datos publicados.

Sin embargo para el futuro comprador, adquirir una vivienda usada puede ser toda una aventura estresante, con muchos puntos a tener en cuenta. Manuel Gandarias, director del servicio de estudios de pisos.com, aconseja que el comprador se fije en "el estado de conservación del piso y del edificio". Para ello debemos obtener toda la información posible de la comunidad de propietarios a través de su administrador, "ver cuál es la situación de la comunidad, si han existido derramas anteriormente, si las hay en el momento de plantearse la compra y por qué, y si puede haberlas en el futuro. Conviene conocer el impuesto de transmisiones patrimoniales que se paga en la comunidad autónoma correspondiente, ya que varía de una a otra y puede suponer unos puntos de diferencia". 

Desde fotocasa expllican que, además, "el vendedor está obligado a suministrar otros documentos si le son solicitados. Es el caso de los boletines de alta en la red de servicios, las garantías de la vivienda, los datos registrales del piso o la escritura de compraventa, y el recibo que confirme el pago del último IBI. En este último documento debe aparecer el valor catastral del inmueble".

Gandarias recuerda que el comprador debe exigir una serie de documentos: "Escrituras de compraventa, actas de la comunidad de propietarios, certificación energética, último impuesto de bienes inmuebles, últimos recibos de la comunidad de propietarios, planos del piso si los tuviera y estatutos de la comunidad".

Otra opción que tiene el comprador es acercarse a una oficina del Registro de la Propiedad y pedir una nota simple, que será especialmente útil.  En ella se incluye información muy relevante, ya que gracias a este documento obtendremos información sobre la persona propietaria del inmueble, sobre los gravámenes o deudas asociadas a este inmueble (una vivienda, un garaje, una finca, etc.) y sobre las cargas o limitaciones al uso o propiedad de la finca. Sin duda una información que siempre nos interesará conocer antes de adquirir cualquier bien.

Uno de los miedos que tiene el comprador cuando adquiere una vivienda de segunda mano es no asumir deudas o embargos desconocidos. Es aquí donde esta documentación será vital puesto que puede figurar la hipoteca y no estar actualizados los datos, así que habría que pedirle la información al vendedor de los extractos bancarios de la hipoteca. Lo importante es no encontrarnos con cualquier otra carga que no sea la hipoteca, como un posible embargo.

Gandarias recomienda, en ese sentido, siempre que se solicite la documentación de la hipoteca si la hubiera, de la comunidad de propietarios, el último recibo del IBI y los últimos recibos de la comunidad de propietarios. 

Desde Grupo Tecnocasa insisten en que "si la vivienda está gravada con una hipoteca en la cual no quiere subrogarse o con cualquier otra carga, el vendedor debe cancelarla económica y registralmente antes de la firma".

Si finalmente se decide comprar un inmueble siempre es conveniente firmar un contrato de arras en el que figure la cantidad entregada y un plazo para la formalización del contrato de compraventa o la escritura de compraventa. Conviene contar con el asesoramiento de un profesional.

Por último, Grupo Tecnocasa recuerda que "Siempre que se entregue una cantidad económica a un tercero es muy recomendable formalizar un documento/declaración/recibo firmada por ambas partes dónde posteriormente se pueda acreditar la entrega y recepción de dichas cantidades".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.