El tope de los alquileres del 2% costará a los propietarios hasta 2.000M€ al año

El Gobierno prorrogará hasta el 31 de diciembre de 2023 el límite del 2 por ciento a la subida anual de las rentas de alquiler

La decisión del Gobierno de limitar la subida anual del alquiler al 2 por ciento costará a los propietarios de pisos en renta entre 1.800 y 2.000 millones de euros al año.

Este límite, que entró en vigor en abril de este año, ha supuesto hasta ahora unas pérdidas para los arrendadores de 1.400 millones de euros, según cálculos de los técnicos de Idealista.

Publicidad

Debido a que son los propietarios los que asumen la diferencia entre el incremento de las rentas del 2 por ciento y la subida de la inflación, que cerró octubre en el 7,3 por ciento y alcanzó su pico más alto en julio con la tasa en el 10,8 por ciento.

Las pérdidas aumentarán tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y EH Bildu para prolongar el límite del 2 por ciento hasta el 31 de diciembre de 2023.

Pequeños propietarios, los “grandes perjudicados”

Los mayores perjudicados por esta prórroga serán los “pequeños propietarios y no los grandes tenedores”, aseguran desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España (Coapi).

Debido a que “no tienen demasiado margen de beneficio con el alquiler de sus activos y están sufriendo el encarecimiento de la vida”, afirma Ángel Martínez León, vocal del de Coapi de España.

Publicidad
Publicidad

Considera que no se puede cargar al propietario de la responsabilidad de la falta de alquiler en España, sino que “ha de ser el Estado quien se haga responsable, como ya ha hecho con el programa de ayudas al carburante”.

Menos viviendas en renta y más caras

A la pérdida de ingresos de los arrendadores se suman la caída del stock de viviendas en renta y un incremento del precio en los nuevos alquileres.

Las rentas subieron en España en octubre un 4 por ciento respecto al mismo mes del año pasado, lo que situó la renta media por metro cuadrado en 10,49 euros.

"Los alquileres continúan arrojando subidas importantes, dado que la oferta cada vez es más reducida y la demanda tiende a refugiarse en esta fórmula debido a las crecientes dificultades de acceso a la compra”, reconoce Ferran Font, director de Estudios de pisos.com.

Diferencias entre arrendatarios

El límite de los alquileres también ha supuesto grandes diferencias entre los actuales y los futuros alquilados.

Los primeros se benefician de la medida, ya que, como máximo, verán subir un 2 por ciento las rentas, mientras que los segundos tendrán que asumir alquileres más caros debido a la falta de viviendas en renta.

Publicidad

Dos millones de damnificados

La limitación del alquiler afecta en España a cerca de dos millones de propietarios de viviendas en alquiler y la asociación que les representa, Asval, considera la nueva prórroga “inaceptable”.

"Supone la privación del derecho de propiedad a los arrendatarios, a los que no se ofrece ninguna compensación, en contra de lo que prevé la Constitución. Además, se carga sobre ellos el problema social de la vivienda, que es responsabilidad de la Administración", señalan fuentes de Asval en un comunicado.

El tope del 2 por ciento, un tipo vinculado al Índice de Garantía de la Competitividad (IGC), fue una de las medidas recogidas en el Plan Nacional de Respuesta al Impacto Económico de la Guerra que incluía la desvinculación del IPC del precio del alquiler.

Se planteó como una medida temporal y excepcional, por lo que con la prórroga por un año “se ven dañados de nuevo los derechos de los propietarios, lo que propiciará reclamaciones patrimoniales contra el Estado por parte de los mismos", advierten desde Asval.

Publicidad

Argumentan que los propietarios también sufren los rigores de la inflación, ya que el 75 por ciento son particulares con una o dos viviendas que destinan al alquiler para completar sus ingresos o su pensión.

En portada

Noticias de