Los dividendos de la banca española, a prueba de guerras

La banca española está más protegida que la europea contra los impagos por la guerra, que podrían lastrar los dividendos

La guerra en Ucrania agitó el fantasma de la prohibición del dividendo en la banca europea y aunque el Banco Central Europeo descartó por ahora un veto general, también se mostró preocupado por los efectos indirectos del conflicto en los balances de las entidades financieras.

La exposición directa a Rusia es "manejable en general", incluso en los escenarios en los que los bancos abandonasen sus filiales rusas, dada la solidez de su capital, dijo Andrea Enria, directo del Consejo de Supervisión del BCE.

Publicidad

El problema son los efectos indirectos, la subida del petróleo, las materias primas y las interrupciones en las cadenas de suministros. Suponen el cóctel perfecto para disparar la morosidad entre los clientes de la banca, especialmente las empresas.

“Tenemos que estar muy atentos”, dijo Enria. Por eso, el BCE se está comprometiendo con los bancos que corren mayor riesgo en la revisión de sus planes de provisiones contra créditos morosos, aseguró el banquero.

Esta podría ser la vía para racionar de nuevo los dividendos en caso de que el conflicto empeore. En el caso de la banca española, mucho menos castigada en bolsa que sus pares europeos por el conflicto bélico, hay un plus de protección adicional.

Publicidad

El colchón de la banca española para proteger el dividendo

En primer lugar, las entidades del mercado español prácticamente no tienen exposición directa a Rusia, lo que ya es un punto de partida diferencial frente a la banca italiana, francesa o alemana.

Tanto o más importante es la forma en que los bancos españoles han manejado las provisiones que dotaron durante la pandemia de coronavirus.

Publicidad

“Muchas de las entidades europeas deshicieron el año pasado parte de los fondos que dotaron como provisiones por el Covid-19, algo que no hicieron los bancos españoles”, dijo a finanzas.com Nagore Díaz, analistas de Norbolsa.

Por eso, la banca española tiene un pequeño colchón de capital en caso de que la situación en Ucrania se complique.

Elemento diferencial

Se trata de las dotaciones que hicieron las entidades financieras durante la pandemia. Hubo diferentes moratorias que permitieron que a los clientes no pagar parte del principal de sus préstamos. Estas moratorias alcanzaron a los particulares y a las empresas vía créditos ICO.

Los fondos de provisiones se dotaron como precaución en caso de que los impagos se disparasen cuando vencieran las moratorias. “Pero ya se ha visto con el vencimiento de la moratoria a particulares en 2021 que la morosidad fue bastante baja”, dijo Díaz.

Publicidad

En abril empezarán a vencer las moratorios de los préstamos ICO a empresas, con lo que si hubiera algún problema derivado de la alta inflación en costes, “los fondos covid podrían cubrir el potencial riesgo de impagos”, dijeron las fuentes consultadas.

No es una panacea, pero es un elemento diferencial del que disfruta la banca española y con el que no cuentan sus homólogos europeos.

La situación no es la misma

Aparte del colchón extra de capital, los expertos consultados ven diferencias abismales entre la situación para la banca tras la pandemia (que llevó al BCE a vetar los dividendos) y los problemas que está generando la guerra en Ucrania.

Con el coronavirus, “había era mucha incertidumbre sobre el saldo de deudores y se vio la necesidad de dotar provisiones”, dados los posibles impagos en los créditos ICO y los periodos de carencia, explicaron a finanzas.com en Renta 4 Banco.

Publicidad

Por eso, el BCE para instó a las entidades a que no distribuyesen dividendos con cargo a reservas, de manera que se pudiesen mermar las ratios de capital.

Ahora, “habrá un efecto negativo, pero está a años luz de la pandemia”, dijeron las fuentes consultadas.

Es más, los límites del dividendo máximo distribuible (MDA, en el argot), que  miden el exceso de capital respecto al ritmo que el BCE dicta el pago de dividendos, “ahora mismo son muy amplios”, explicaron los expertos consultados.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de