Los deberes de Marta Ortega con el dividendo de Inditex

Inditex hace frente a 2022 con la meta de aumentar sus dividendos, apoyada en un incremento de ventas que en 2021 bate récords

Las acciones de Inditex han dibujado montañas muy pronunciadas desde que Marta Ortega se hiciera con la presidencia de la compañía en lugar de Pablo Isla, pero esta incertidumbre no desvía la atención de algunos analistas de un punto importante de cara al futuro: incrementar los dividendos a los inversores.

Esta es una de las aspiraciones que marcó Barclays en su informe sobre la compañía - previo a la presentación de resultados del mejor trimestre en su historia -, y en esa línea quiso mandar señales de tranquilidad el recientemente nombrado consejero delegado de la compañía, Óscar García Maceiras.

Publicidad

Tal como recogió Economía Digital, Maceiras insistió durante la presentación de resultados en que la firma mantendrá sus señas de identidad pese a la sacudida de sus altas esferas, manteniendo una remuneración al accionista predecible y con un payout del 60 por ciento.

Y confiando en esta promesa, desde Barclays se espera que el crecimiento continuado de la empresa se traduzca en resultados aun mejores y un incremento consecuente en los dividendos para 2022.

INDITEX (ITX)INDITEX (ITX)

0,140,55 %
25,51

Publicidad

Una acción hiperactiva en diciembre

La multinacional textil vivió unas semanas de auténtico desenfreno desde el 30 de noviembre hasta el 15 de diciembre, intervalo en el que Inditex sufrió la sacudida en su tablero directivo y presentó sus resultados para el tercer trimestre.

Durante esas dos semanas y hasta hoy, las acciones de la compañía han pasado de los 29,67 euros hasta los 28,15 euros con los que ha cerrado la sesión bursátil del jueves - la última hasta después de Navidad que además ha servido para estabilizar relativamente los títulos, permitiendo cerrar la semana con una mejora del 1,33 por ciento.

Publicidad

A pesar de las dudas suscitadas entre los inversores tras el nombramiento de Marta Ortega, Barclays ha mantenido el precio objetivo de la acción de Inditex en los 31,5 euros, llegando a situar su valor hasta en los 34 euros en un escenario optimista que asume un crecimiento más rápido del rendimiento operativo de la empresa.

El único camino es hacia arriba

En este escenario intermedio estimado por Barclays, las ventas totales de Inditex en 2021 serán de 28.201 millones y los beneficios de 3.757 millones, año en que el dividendo repartido por acción será de 0,73 euros.

En 2022, mientras tanto, la entidad financiera británica pronostica unas ventas de 29.757 millones de euros y unos beneficios netos de 4.390 millones de euros, dejando un dividendo por acción calculado en 1,15 euros.

Unas metas de registro que definitivamente supondrán un reto para la compañía textil gallega, pero que la nueva junta directiva tendrá que alcanzar si quiere estimular el dividendo de sus accionistas manteniendo el mismo payout que ha aplicado hasta el momento, tal y como prometió Maceiras.

Publicidad

Las dudas que ensombrecen el camino

Desde Barclays, por tanto, rompen una lanza a favor de la nueva cúpula de Inditex pese a mostrar cautela respecto a su desarrollo del negocio.

"Inditex ha dado a conocer otro conjunto de fuertes resultados en el tercer trimestre, con unas ventas y unos ingresos netos que han alcanzado niveles históricos", afirma la entidad en su informe.

"Sin embargo, el leve incumplimiento de dos indicadores de rendimiento respecto a las expectativas del mercado (su margen bruto y la posición de los inventarios) probablemente alimente las dudas del mercado sobre la capacidad del grupo para continuar ofreciendo estos resultados extraordinarios, dado las dificultades a las que debe hacer frente", se añade en el documento.

Los retos a los que debe hacer frente Inditex son la creciente competencia de operadores en línea, como el asiático Shein, los cambios en los hábitos de compra, y las restricciones relacionadas con el Covid-19, que continúan más vigentes que nunca tras la aparición de la variante ómicron.

En Barclays indican, sin embargo, que a pesar de que la empresa "estará gestionada ahora por un equipo directivo menos experimentado tras los cambios anunciados recientemente", se seguirá beneficiando de fuertes ventajas competitivas como su aprovisionamiento local, su organización centralizada, o su estrategia omnicanal.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de