La banca de inversión ve la acción de Banco Santander en los 5 euros

El carácter global de Banco Santander permite beneficiarse del alza de tipos y del crecimiento de América Latina

La presencia global de Banco Santander permite que el banco se beneficie tanto del aumento de las tasas y las eficiencias en Europa, como de la dinámica de crecimiento en América Latina. Estos son los argumentos que da Goldman Sachs sobre la entidad que preside Ana Botín tras reiniciar su cubertura para apostar por el valor.

El banco de inversión no solo ha colocado al banco bajo la recomendación de ‘comprar’, sino que el precio del objetivo lo sitúa en los 5 euros, uno de los más altos dentro del consenso del mercado, solo por detrás de Banco Sabadell, que lo fija en los 5,10 euros.

De hecho, estos argumentos también los utiliza Marisa Mazo, analista de GVC Gaesco Valores. La experta explica que la subida de tipos le beneficia, como a todos los bancos. En ese sentido el negocio español compensará a otras áreas: “Es lo bueno que tiene ser un banco global: el empeoramiento de unas zonas compensa la mejora en otras”.

En definitiva, el alza de tipos permitirá impulsar rendimientos más altos, “lo que permite una acumulación continua de capital y una mayor distribución de dividendos para los accionistas”, añaden desde Goldman Sachs.

SANTANDER (SAN)SANTANDER (SAN)

-0,03-1,05 %
2,64

Banco Santander aprovechará las fintech

Los expertos del banco americano también creen que “Banco Santander está bien posicionado para monetizar el espacio en blanco de las fintech a través de la construcción de su plataforma de pagos PagoNxt para empezar, mediante el impulso de del crecimiento de la banca digital a través de Openbank, en segundo lugar, así como por su apuesta por continuar invirtiendo en fintechs prometedoras”.

Esto tendrá un impacto en el ROTE (que sirve para medir la rentabilidad de un banco) del grupo que se mantendrá por encima del 12 por ciento a medio plazo y “modelamos una generación orgánica de capital de 110 puntos básicos al año (antes de los dividendos) entre 2023 y 2025”, señalan desde Goldman Sachs.

Publicidad

En cuanto al valor de los activos tangibles del banco, dividido por sus acciones en circulación actuales, la entidad de inversión ha revisado al alza sus estimaciones, pasando de los 4,1 euros en 2021 a los 6,1 euros en 2025.

También se espera que los dividendos experimenten una progresiva subida hasta los 0,56 euros, equivalentes al 18 por ciento del precio actual de la acción.

El consenso apoya al valor

El consenso de analistas de Bloomberg confía en el valor. Las acciones de Banco Santander aglutinan un 67,7 por ciento de las recomendaciones de compra con un precio objetivo de 3,97 euros, lo que le orece un potencial de revalorización del 26 por ciento.

“Las acciones de Banco Santander se encuentran en tendencia alcista, habiéndose revalorizado fuertemente desde que en septiembre de 2020 dejase un mínimo en 1,468 euros por acción”, señala Sergio Ávila, analista de IG.

"La reapertura de las economías tras el covid benefició al sector bancario y ahora las perspectivas de alta inflación hacen que los inversores descuenten mayores subidas de tipos, de hecho, la fuerte subida de las rentabilidades de los bonos reciente beneficia claramente al sector", concluye el experto.

Publicidad

De momento, las acciones se anotan una subida del 6,43 por ciento desde comienzos del año.

Motivos por los que la guerra en Ucrania puede impactar

Los expertos de Goldman Sachs señalan que la invasión de Ucrania por parte de Rusia, y la respuesta occidental a ella, ha aumentado la incertidumbre sobre las ganancias y la volatilidad del precio de las acciones de los bancos europeos.

Si bien el impacto neto a nivel macro y micro sigue siendo incierto, "presentamos un análisis de sensibilidad para nuestro sector en términos agregados en términos de arrastre para ROTE y CET1 debido a un crecimiento más lento y un CoR más alto", indican desde Goldman Sachs.

En términos generales, “vemos cuatro mecanismos de transmisión a través de los cuales los eventos que se están desarrollando pueden afectar el desempeño de las instituciones financieras de Europa: sanciones, precios más altos de la energía, actividad industrial más lenta y un retraso en las subidas de tipos”, añaden.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de