Enagás gastará el dinero de Chile en transición energética y en clarificar su dividendo

Enagás firma la venta de GNL Quintero por 601M€ y espera aglutinar a inversores y analistas en torno a su plan estratégico

Enagás anunció el lunes la venta de su participación del 45,4 por ciento en la sociedad chilena GNL Quintero por 601 millones de euros, y el mercado recibió la noticia con subidas de hasta el 1 por ciento en la cotización de las acciones de la empresa española.

Con esta mejora, los títulos de la gasista dirigida Arturo Gonzalo Aizpiri se situaron en torno a los 20,52 euros, y extendieron su incremento del último mes hasta el 8,4 por ciento.

Publicidad

El precio ostentado por Enagás tras esta nueva alza, por tanto, sobrepasaba significativamente el valor objetivo de 18,57 euros asignado por parte del consenso de expertos, dando una nueva muestra de las realidades paralelas en las que a veces parecen vivir inversores y analistas.

Con la venta de GNL Quintero, no obstante, la cotizada del IBEX 35 puede sumar nuevos adeptos a su causa, acelerando la transición energética prevista en su plan estratégico 2021-2026, y convenciendo al mercado de la viabilidad de su apuesta.

Los analistas españoles reciben la noticia con optimismo

De acuerdo al breve análisis llevado a cabo por Renta 4, el precio de 601 millones de euros asignado a la participación de Enagás en GNL Quintero suponía valorar el 100 por ciento del activo en unos 1.323 millones de euros.

La operación de venta de GNL Quintero al consorcio formado por EIG y Fluxys, se hizo de manera conjunta con el propietario de otro 34,6 por ciento de la compañía sudamericana, el fondo gestor de activos, OMERS, que no dio detalles del precio de compra de su porción.

Publicidad
Publicidad

Basándose en la valoración total extraída del importe revelado por Enagás, sin embargo, los expertos de Renta 4 explicaban que esta quedaba "en línea con los rumores que aparecieron en septiembre, que hablaban de una posible valoración de 1.000 millones de euros para el 80 por ciento que ostentaban estas dos compañías".

Los analistas de banco consideraban, por tanto, que la noticia "es positiva para Enagás", ya que el precio se situó por encima de su valoración. La operación supondría, asimismo, incrementar el precio objetivo de sus acciones alrededor del 2,5 por ciento desde los niveles actuales, que en el caso de la entidad española se fijaba en 19,21 euros.

Desde Bankinter coincidían en valorar esta noticia de forma positiva, apuntando que "la participación en Quintero representa aproximadamente un 12% de la capitalización bursátil de Enagás", y ratificando una recomendación de compra sobre los títulos de la gasista que acompañaban con un precio objetivo de 21,10 euros.

El hidrógeno se convierte en un factor clave para Enagás

Enagás entró en el accionariado de GNL Quintero en 2012 tras desembolsar 176 millones de dólares por el 20 por ciento de la compañía, y fue aumentando su participación hasta controlar el 45,4 por ciento que ahora traspasaba a EIG y Fluxys.

Las plusvalías generadas por la empresa española durante este proceso, por tanto, se mueven en torno a los 300 millones de euros.

Publicidad

Y pese a que Enagás no especificó el uso específico que dará a los fondos, desde Renta 4 señalaban que "podrían ir destinados a apoyar el desarrollo del negocio de hidrógeno verde y gases renovables".

Esta premisa cumpliría con el objetivo de Enagás de adelantar a 2040 su compromiso de ser neutra en carbono. Un compromiso anunciado durante la actualización de un plan estratégico 2021-2026 en que la empresa enmarcó la operación de venta de la sociedad chilena.

Para los analistas de Bloomberg Intelligence, además, este pivote de Enagás hacia el hidrógeno puede ser clave ante el descenso de la demanda de gas en España.

Publicidad

"El aumento de la oferta de energías renovables en España, liderado por la eólica y la solar, representa una amenaza sustancial para la demanda de gas natural a largo plazo, creemos, lo que supone un riesgo potencial de activos bloqueados para la red de gasoductos de Enagás", indicaban desde Bloomberg Intelligence.

La casa de análisis aseguraba, además, que "como mayor operador de red de España, Enagas puede desempeñar un papel fundamental en la adopción del hidrógeno, aunque el alcance y la magnitud de sus inversiones podrían variar a medida que madure la demanda y se introduzca la regulación".

El dividendo preocupa a los analistas

Si bien los análisis en torno a Enagás señalan el papel crucial que la empresa puede jugar en la transición hacia el hidrógeno, una de las principales preocupaciones que llevan a parte del mercado a valorar a la empresa por debajo de sus niveles de cotización actuales es el alto pago de dividendos.

De esta manera, uno de los factores que más atrae a los inversores se convierte en un riesgo para los analistas, creando esta dislocación entre la valoración de sus acciones y su cotización real en la actualidad.

Así lo expresaba, por ejemplo, Barclays, que argumentaba que "la cobertura de dividendos es insostenible más allá de 2023" en base a sus previsiones para la compañía.

Publicidad

Bloomberg Intelligence, de nuevo, daba la clave de cómo podía aliviar Enagás estas preocupaciones: "A pesar de unas perspectivas de beneficios a medio plazo a la baja, Enagás puede ser capaz de mantener su plan de dividendos apoyado por un sólido perfil de flujo de caja libre y las ventas de activos previstas".

La empresa ha dado el pistoletazo de salida en 2022 con esta venta de GNL Quintero, buscando convencer al mercado de que su plan estratégico es viable a largo plazo.

En portada

Noticias de