IBEX 35. El miedo a la corrección pierde fuerza tras la postura dovish de los bancos centrales

El IBEX 35 supera los 9.200 tras señalar la Fed que no subirá tipos hasta 2022

El IBEX 35 revalida nuevos máximos y ya cotiza por encima de los 9.200 puntos apoyado por el cierre positivo de Asia y los futuros de Wall Street que también apuntan a una apertura alcista. Una posible corrección por el alza de los precios pierde fuerza.

En lo que va de mayo, el selectivo español se anota una revalorización de más del 6% y desde principios de año de casi el 14%.

Publicidad

IBEX 35 (IB)IBEX 35 (IB)

-68,80-0,91 %
7.511,10

Y, todo ello, con permiso del dato de inflación de los Estados Unidos que se conoció la pasada semana. Los precios al otro lado del Atlántico subieron un 4,2% y metieron miedo en el cuerpo de los inversores ante la posibilidad de una subida desbocada de la inflación.

Esta posibilidad llevaba varias semanas en boca del mercado, que barajaba la posibilidad de una fuerte corrección de las bolsas.

Los tambores de corrección duran apenas dos jornadas

Los analistas de A&G aseguran que durante la semana pasada gran parte de la atención estuvo puesta en la publicación del dato de IPC de abril de los Estados Unidos.

Aunque el dato sorprendió, el subyacente se situó en el 3%. El resultado de este último fue especialmente relevante, al anotarse la mayor subida mensual en 40 años, recuerdan desde A&G. 

Publicidad
Publicidad

El efecto base positivo derivado de la caída de precios durante la pandemia y los cuellos de botella en los canales de suministro explicarían gran parte del comportamiento, lo que encaja a la perfección con el desglose del dato. 

El principal contribuidor de la subida de precios fueron los coches usados (+20%) y la vivienda de segunda mano.

Pero, además, es de carácter temporal puesto que las expectativas del mercado descuentan una inflación media del 2,56% en los próximos 10 años.

La mano tendida de los bancos centrales

La postura ‘dovish’ de los bancos centrales también ayuda a mitigar este temor por la inflación.

Como recuerda Sergio Ávila, analista de IG, “el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Robert Kaplan, reiteró su opinión de que no espera que los tipos de interés aumenten hasta el próximo año, lo que ayudó a tranquilizar a los mercados”.

Publicidad

 En ese sentido, el miembro de la Reserva Federal confirmó que los tipos de interés no serán modificados hasta el año 2022, tal y como estaba previsto desde inicios de año.

Y aleja la posibilidad de que la Reserva Federal subiera tipos cuando estuviera vacunada el 75% de la población estadounidense, previsto para el verano, con el objetivo de evitar un sobrecalentamiento de la economía.

Aunque eso no quiere decir que no haya un tapering, una reducción de las compras, que podría hablarse tras las vacaciones de agosto.

La postura de otros bancos centrales también es dovish

El resto de bancos centrales también apuntan a una postura acomodaticia.

La Reserva Federal australiana también se mueven en esa línea, según revelan las actas publicadas. 

Publicidad

En ellas se señalaba que los salarios probablemente necesitarían expandirse de manera sostenible por encima del 3% para generar inflación, lo que subraya que las tipos de interés podrían permanecer cercanos a cero más tiempo. Actualmente, el crecimiento de los salarios es de solo un 1,4%.

En el caso del Banco Central Europeo (BCE), en la pasada reunión del Consejo de Gobierno, su presidenta, Christine Lagarde, señaló que era demasiado prematuro para hablar de una retirada de estímulos, hasta que la recuperación fuera un hecho, ya que todavía había riesgos a la baja que podrían afectar al crecimiento. 

En portada
Publicidad
Noticias de