De Turquía a las criptomonedas: BBVA vive al límite del riesgo

Las pruebas de BBVA en Suiza dan señales de la apuesta del banco por los criptoactivos

BBVA está apostando fuerte por una estrategia que le permita captar 10 millones de clientes hasta 2024 y ser pionero en la transformación digital de la banca española, y en ese camino, está optando por arriesgarse para acelerar su crecimiento.

Un claro ejemplo del movimiento del banco en esta dirección es su inversión en Turquía mediante una opa sobre Garanti que antepone el botín al riesgo en su búsqueda de suculentos márgenes en el país euroasiático, a pesar de la inestabilidad que caracteriza a la divisa otomana.

Publicidad

Otra muestra muy clara del perfil de riesgo e innovación por el que está apostando BBVA llega de la mano del criptomercado, donde la entidad dirigida por Carlos Torres Vila se desmarca del resto de bancos españoles mostrándose más abierto a entrar en un campo en el que están poniendo el foco tanto la Comisión Nacional del Mercado de Valores como Hacienda.

r

BBVA trabaja para anticiparse a un marco regulatorio común

A raíz de la publicación en el Boletín Oficial del Estado de una circular de la CNMV que pone el foco en la publicidad sobre los criptoactivos y en la necesidad de alertar de "los riesgos que pueden traer aparejados estos activos", dirigentes como María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, o Gonzalo Cortázar, consejero delegado de Caixabank, apelaron a mantener la prudencia frente a las criptodivisas.

Desde BBVA, mientras tanto, su responsable de regulación, Santiago Fernández de Lis, aboga por trabajar en una adecuada regulación de los criptoactivos que se adapte a la creciente demanda de los clientes, a la vez que el banco trabaja con los mismos con Suiza como campo de pruebas.

De acuerdo al experto, las negociaciones sobre el nuevo reglamento europeo de cripto activos (MiCA) están avanzando, por lo que Fernández de Lis confía en que se apruebe en la primera mitad de 2022.

Publicidad

Para entonces, la entidad financiera habrá podido recopilar suficiente información sobre los usos y costumbres de sus clientes privados suizos, después de haber habilitado la inversión en el bitcoin el pasado junio, y en ether este último mes de diciembre.

Suiza ofrece un marco regulatorio más favorable

BBVA abrió a todos sus clientes de banca privada en Suiza su primer servicio de compra-venta y custodia de criptoactivos en junio, "tras seis meses de pruebas con un grupo seleccionado de usuarios", rubricando el despliegue paulatino de un servicio con el que, a pesar de no ofrecer asesoramiento, el banco buscaba satisfacer "el gran apetito" detectado entre sus inversores.

Otros seis meses después, en diciembre, la filial suiza de BBVA expandió este servicio para permitir las operaciones con la criptodivisa ether, en un movimiento que el banco justificó alegando que junto al bitcoin, la segunda criptomoneda por capitalización de mercado es una de las que más interés despertaba entre los inversores, a la vez que ofrecía todas las garantías para cumplir con la regulación vigente.

Publicidad

El reiterado compromiso de BBVA tanto con la regulación como con la inmersión el campo de los criptoactivos, de hecho, apunta a Suiza porque el país helvético cuenta con una legislación más laxa en este aspecto, habiendo actualizado durante estos últimos años una serie de leyes empresariales y financieras para dotar al comercio de blockchain de una base legal, e incluso autorizando dos criptobancos Sygnum y SEBA, o el primer fondo de criptoactivos de Suiza.

El cantón de Zug, uno de los 26 estados miembros de la confederación suiza conocido como "el Cripto Valley" europeo, de hecho, incluso autorizó el pago de impuestos con criptodivisas en 2021.

La expansión a otras regiones

Uno de los puntos importantes de las pruebas de BBVA en Suiza, sin embargo, es que pueden servir para que el banco extienda estos servicios a otras regiones a medida que la regulación vigente se lo permita.

Así lo destacaba el propio banco en el anuncio de la puesta en marcha de la compraventa de ethers para sus clientes privados, asegurando que, por ahora, este nuevo servicio se ofrece en el país helvético porque "cuenta con un ecosistema blockchain muy avanzado, con una regulación clara y un alto nivel de adopción de estos activos digitales".

Publicidad

El objetivo de BBVA, no obstante, pasa por seguir ampliando tanto su cartera de activos digitales, como los países en que puede activar esta cartera.

La entidad señalaba, por tanto, que su expansión a nuevos países u otro tipo de clientes "dependerá de que los mercados reúnan las condiciones adecuadas en términos de madurez, demanda y regulación".

Una meta que ya enunció hace un año Alicia Pertusa, responsable de Estrategia de Client Solutions de BBVA, al asegurar que el objetivo del banco es que los clientes tengan acceso a nuevos mercados de activos digitales.

Publicidad
En portada

Noticias de