BBVA presentará 4.400M€ de beneficio en sus resultados y 2 incertidumbres

BBVA desnuda sus cuentas el próximo jueves. El mercado es optimista ante el precedente sentado por la competencia, que confirma números positivos

BBVA cerró el ejercicio 2021 con un beneficio neto de 4. 394 millones de euros, según las previsiones del consenso de analistas de Bloomberg. Dejará en evidencia dos riesgos: los menores ingresos y sus posiciones en Turquía.

De cumplirse estas cifras, esto implicaría un 42,5 por ciento más que los 3.084 millones de euros cosechados el año anterior.

Publicidad

Si bien, ese beneficio impediría a la entidad de origen vasco recuperar el mismo beneficio que solía registrar antes de la pandemia, pues en 2019 cosechó un beneficio neto de 4.830 millones de euros.

De hecho, hay que retroceder hasta 2016 para encontrar un beneficio más bajo (con la salvedad de 2021), cuando se registraron 3.475 millones de euros.

En cuanto a los ingresos, el consenso de analistas estima que se elevarán hasta los 20.575 millones de euros para el conjunto de 2021, lo que implica una caída del 10 por ciento con respecto al periodo anterior.

Más allá de eso, el mercado es optimista respecto a los resultados que BBVA presentará el 3 de febrero (relativos al cuarto trimestre de 2021 y al conjunto del ejercicio 2021).

Publicidad

Especialmente, ante el precedente sentado por la competencia que, hasta el momento, ha publicado números bastante decentes.

“El mercado lo que quiere es que BBVA saque resultados como el resto que, en general, han sido bastante buenos. Sobre todo, en la pata de comisiones y sabiendo que el margen de intereses es flojo y va a seguir flojo por lo menos un trimestre más y que, probablemente, las provisiones del último trimestre vayan a ser inferiores a las del consenso. Porque todas han ido en esa línea”, explica la analista especializada en banca Nagore Díez, de Norbolsa.

Publicidad

La alegría de las comisiones

Por eso, la evolución de las comisiones va a ser uno de los puntos en los que más se va a fijar el mercado, según esta fuente, pues es una de las potenciales alegrías que pueden encontrarse en las cuentas de un banco ahora mismo.

En ese sentido, una decepción en este capítulo podría atragantarse a los inversores, especialmente si se tiene en cuenta el buen comportamiento reciente de la acción.

Por eso, una mala noticia podría ser elegida como excusa para abonar la toma de beneficios, según Díez: “La cotización ha corrido mucho, como ha sucedido también en el resto del sector y, si los resultados decepcionan, está claro que va a corregir, porque se ha metido una subida del 7,5 en lo que vamos de año”.

Publicidad

Aunque esta no es la principal apuesta de Díez, pues cree que las cuentas de BBVA irán en línea con el resto del sector, que han sido buenas (ya han publicado Bankinter, Banco Sabadell y Caixabank. El miércoles lo hará Banco Santander).

El interrogante de la filial turca de BBVA

El otro interrogante de estas cuentas es, a su juicio, la situación de Turquía, un mercado marcado por la corrección vivida por la divisa, la lira turca.

“Los mayores riesgos son Turquía y que las comisiones en España no salgan tan altas como el resto”, apunta esta experta.

Una visión parecida tiene Nuria Álvarez, especialista en banca de Renta 4, quien cree que las comisiones subirán un 10 por ciento en el cuarto trimestre hasta alcanzar los 1.148 millones de euros y que cita Turquía como uno de los puntos de preocupación.

Publicidad

“Esperamos que el banco cierre el año en línea con los objetivos marcados en sus diferentes áreas geográficas, prestando más atención al coste de riesgo en Turquía, que podría no cumplirse como consecuencia de la depreciación de la lira turca y un escenario macro más negativo. En términos homogéneos, el beneficio neto crecería cerca de un 35 por ciento interanual en el cuarto trimestre de 2021”, escribe Álvarez en su informe previo a la presentación de los resultados.

Un escenario más benigno para los bancos y para BBVA

En todo caso, Nagore Díez, de Norbolsa, explica que, más allá de los resultados, hay otros factores que están pesando con fuerza sobre la cotización de los bancos y también de BBVA.

Se trata de la recuperación económica (al tratarse de valores muy cíclicos) y las expectativas de cambio en la política monetaria, que tanto daño ha hecho a sus cuentas de resultados.

De hecho, el euríbor (el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas) ha iniciado el año al alza ante este giro de los bancos centrales, encareciendo este tipo de préstamos e incrementando los beneficios potenciales de las entidades financieras.

En portada

Noticias de