El frenazo económico frustra las expectativas de Caixabank y Banco Sabadell

El miedo a una recesión provoca que los inversores se planteen abandonar a Caixabank, Banco Sabadell y Bankinter. Constituye una llamada a la cautela

Invertir en bancos domésticos españoles está siendo una de las apuestas más acertadas del 2022, a juzgar por los elevados rendimientos que acumulan las entidades más focalizadas en el mercado nacional. 

En concreto, Caixabank sube un 38 por ciento en lo que va de año; Bankinter escala un 31 por ciento y Sabadell se revaloriza otro 30 por ciento. 

Publicidad

Se trata de una subida destacable que ha provocado que estas tres entidades españolas lideren el índice sectorial europeo (el selectivo Euro Stoxx Banks) por rentabilidad. 

De este modo, los bancos domésticos se han convertido en un refugio en un entorno en el que el IBEX 35 se deja un 7 por ciento y las bolsas del mundo se desploman entre un 15 y un 20 por ciento. 

Asimismo, las entidades domésticas constituyen un oasis en el desierto pues el resto de la banca europea también está siendo castigada y cede un 19 por ciento en lo que va de año. 

Surgen grietas en la apuesta por los bancos domésticos españoles  

Si bien, lo cierto es que empiezan a aparecer algunas grietas en esta estrategia de inversión, que tan bien ha funcionado en los últimos meses, de manera que ya hay quien empieza a considerar la posibilidad de recoger beneficios en estas entidades. 

De hecho, desde los máximos tocados por estas entidades el 21 de junio, todas caen en bolsa. Todavía no puede decirse que se trate de un desplome que invalide la apuesta, pero constituye una señal de alarma para algunos inversores. 

Publicidad
Publicidad

En concreto, Caixabank se deja un 6,8 por ciento desde los máximos alcanzados ese día, en los 3,58 euros; mientras que Bankinter cede un 3 por ciento desde los 6,11 euros tocados en esa fecha; y Sabadell cae un 11 por ciento desde los 0,85 euros hasta la cotización actual. 

El frenazo económico agria las perspectivas de las entidades 

El motivo de esta retirada de algunos inversores tiene que ver con el frenazo económico que se está produciendo a escala global y, también, en España. 

“Aunque los tipos se vayan a normalizar, que está muy bien, eso ya está descontado. Y, por otro lado, a los bancos domésticos no les viene bien la caída de la actividad y el incremento de la mora que podría producirse en consecuencia. En resumen, han descontado más de lo bueno que de lo malo”, explicaba recientemente Ignacio Cantos, de ATL Capital, preguntado por los valores que más pueden sufrir en la coyuntura actual. 

Cantos se refería a que la revalorización que han vivido los bancos domésticos hasta hace poco se debe a las subidas de tipos del Banco Central Europeo, que impactan positivamente en el negocio bancario.  

Publicidad

Pero, ahora, la atención de los inversores se ha desviado hacia el frenazo económico, el principal tema de preocupación. En ese sentido, hay que tener en cuenta que la actividad bancaria es altamente dependiente del ciclo económico, por lo que el catalizador de las subidas de tipos podría empezar a perder fuerza. 

La morosidad de los bancos domésticos suele subir cuando hay recesión

Esto es así porque la actividad de financiación decae cuando se frena la actividad económica, al tiempo que sube la morosidad (pues los empresarios y las familias en apuros tienen mayores dificultades de pago). 

Y los datos dejan claro que la actividad se está desacelerando, tal y como explica el último análisis de mercado de Muzinich & Co: "La economía global se está desacelerando. Los PMI adelantados de esta semana sobre la economía estadounidense y las economías de la eurozona lo dejan claro".    

Por todo esto, Alberto Roldán, director de inversiones de Metagestión, se alinea con los que creen que los bancos domésticos españoles pueden haber agotado su racha alcista: “En general, van a sufrir todas las compañías que tengan el negocio ligado a la economía española, con menos peso internacional y más expuestas al ciclo. Esos son los parámetros básicos y, dentro de eso, pensamos que lo que tendría más impacto en el corto plazo serían esas entidades financieras con un posicionamiento de negocio muy basado en España”. 

Publicidad

Debate en el mercado sobre las perspectivas de los bancos domésticos españoles  

Si bien, no hay consenso sobre este tema en el mercado. De hecho, hay inversores que siguen apostando por la banca española, en el contexto actual. 

Un ejemplo es el banco de inversión Credit Suisse, que tiene una firme apuesta por los bancos domésticos, incluso en la situación de deterioro económico actual. 

“Reiteramos nuestra preferencia sobre España frente a Italia. De hecho, Caixabank es nuestro banco favorito, al ser uno de los más sensibles a las subidas de tipos dentro del sector”, dice un reciente informe de la firma. 

“Caixabank tiene uno de los colchones de capital más elevados, al mismo tiempo que mantiene la exposición geográfica más saludable dentro del sur de Europa, en nuestra opinión”, añade el documento. 

En portada
Publicidad
Noticias de