Negro como la noche

"La tiranía estadounidense ha llegado poco a poco, como un río que aumenta de caudal lentamente. Cada uno de nosotros no se da cuenta del peligro hasta que el agua entra por la puerta. Hasta entonces, no es más que un problema de otra persona y un problema del que nos engañamos a nosotros mismos pensando que no va a llegar", Charlie Reese, columnista del Orlando Sentinel.

Parece que el precio del oro viene bajando desde siempre. A principios de septiembre estaremos en el segundo aniversario del máximo histórico por cierres en los 1.923,70 dólares, y a decir verdad, estamos a un largo camino en términos de precio y tiempo de ese precio. El contado del oro cerró ayer en los 1.249,00 dólares, casi 700 dólares por debajo del máximo histórico de 2011 y parece que sea otro mundo. Aquellos que verdaderamente creen en las virtudes del oro han estado a lo largo de muchos altibajos anteriormente y el mercado siempre ha justificado su aguante y resistencia, pero esta vez parece diferente. Como resultado de ello, el sentimiento es tan negro como la noche, tal y como se puede ver a continuación:

Las razones de esta negatividad están unidas a la reciente ruptura en el mes de abril del impenetrable soporte de los 1.520,10 dólares y posterior caída libre. Esta ruptura llegó muy tarde en el juego, casi veinte meses después de ver el techo y justo cuando los inversores pensaban de nuevo que el metal amarillo estaba a punto de rebotar. Con esta ruptura, el metal amarillo generaba la corrección secundaria más larga del mercado alcista de doce años de duración, porque no deben olvidar que a pesar de la sostenida tendencia descendente, la tendencia principal sigue intacta tal y como se puede ver en el siguiente gráfico mensual:

Pero por desgracia, esto sirve de poco consuelo si usted se ha montado en el precio hace 22 meses casi 700 dólares más arriba. Por supuesto, el descenso sólo ha servido para que la prensa añada más leña al fuego.

Con la ruptura del soporte de los 1.520,10 dólares, el oro vienen cayendo a modo de "peldaños de escalera", tal y como se puede ver en el siguiente gráfico:

Cada peldaño es una distribución en la preparación del siguiente tramo a la baja, y esta pauta ha llevado al precio del oro por debajo de lo que era un buen soporte en los 1.286, dólares. El viernes pasado tuvimos el mínimo intradía en los 1.179,40 dólares y desde entonces viene recuperándose hasta haber marcado máximos en la zona de los 1.260 dólares pero que son rápidamente controlados con más ventas. El mínimo hasta ahora está en los 1.179,40 dólares, pero tengo serias dudas de que hayamos visto el suelo definitivo. Creo que eso vendrá en un par de semanas en la zona de los 1.089 dólares y será más que probable que será seguido por un rebote para volver a testear los mínimos. Para entonces ya estaremos en Agosto y el oro estará listo para escalar a niveles mucho más altos. Habrá una gran cantidad de asientos vacíos en el tren, ya que casi nadie quiere tener algo que ver con el metal amarillo. Mi mejor consejo es que sean la excepción a esa regla.

Publicidad
Publicidad
En portada

Noticias de