Los problemas de salud de Carmena: dos ingresos hospitalarios en un año

La segunda sesión del pleno de ayer, empezó bronca, con las constantes llamadas al orden de la alcaldesa; pero lo que ninguno de los presentes imaginaba es cómo acabaría: interrumpida por la indisposición de Manuela Carmena que, aquejada de un episodio de «visión borrosa», terminó ingresada en el Hospital de La Princesa. La regidora fue atendida en la Unidad de Ictus ante la sospecha de que sus problemas tuvieran un origen neurológico, y no oftalmológico. No obstante, las pruebas realizadas nada más ser ingresada descartaron este extremo. Los médicos del centro confirmaron que hoy será dada de alta y que el viernes, si todo va según lo previsto, se reincorporará.

Sobre las 14.40 horas, el edil de Ahora Madrid Mauricio Valiente, que sustituía a la regidora en la Presidencia de la Mesa del pleno, suspendió la sesión hasta el viernes a las 8 horas, después de reunirse con el resto de portavoces de los grupos municipales y consensuar la decisión.

Tras hablar por teléfono con la propia Carmena, la portavoz municipal llegó a aventurar que su indisposición podía tratarse de «algo de tensión», ya que los facultativos del Samur que la trasladaron al centro hospitalario encontraron a la regidora «mareada». Rita Maestre añadió que se tomó la decisión de hospitalizarla «por precaución, por su edad», puesto que tiene 72 años. «El médico la ha revisado aquí y le ha dicho que estaba todo bien, pero, en atención al protocolo y con una persona de su edad, se ha tenido que ir a hacer un escáner», aclaró. «Se encuentra bien; de hecho, ella no quería irse, sino hacerse las pruebas al terminar el Pleno», indicó con cierta serenidad, pese al revuelo ocasionado.

Ya en el Hospital de La Princesa, al que Carmena llegó cerca de las 3 de la tarde, se le realizaron dos escáneres y una resonancia magnética. Los médicos descartaron cualquier «daño neurovascular». El episodio de visión borrosa que sufrió por la mañana se debió a «un pequeño desequilibrio en su tensión arterial». No obstante, decidieron que la alcaldesa permaneciera una noche ingresada en observación.

Al lado de Carmena permaneció uno de sus grandes apoyos en Cibeles, Marta Higueras, primera teniente de alcalde, quien, un par de horas después del ingreso de su jefa, irrumpió en el vestíbulo de Urgencias. «Está bien», dijo Higueras sobre la alcaldesa, antes de abandonar en un primer momento el hospital. Por entonces, la exjuez continuaba sometiéndose a las pruebas pertinentes en el interior de La Princesa.

Antes de media tarde, Higueras regresó al centro médico, aunque acompañada en esta ocasión de la portavoz municipal, Rita Maestre, junto a la que compareció ante los medios para explicar de forma algo más detallada el estado de salud de Carmena, que les había transmitido el jefe del servicio de Neurología. «Está tranquila, bien de ánimo y también se está sometiendo a unas pruebas oftalmológicas», explicó Maestre, quien acto seguido confirmó que la alcaldesa iba a pasar la noche del miércoles ingresada por precaución: «Permanecerá en observación esta noche [por ayer] en la Unidad de Ictus, porque es el mejor lugar para tenerla monitorizada». «Se quería ir ya a reanudar el pleno», confesó Higueras, quien también vaticinó que Carmena podría volver estar operativa para «el pleno del viernes». De hecho, Maestre fue un paso más allá al asegurar que dan «por sentado» que la regidora estará hoy en Cibeles. «Estamos muy tranquilos», repitió.

Segundo ingreso

No es la primera vez que la alcaldesa tiene que ser trasladada de urgencia a un hospital. El 15 de junio, Manuela Carmena fue ingresada en el Hospital Ramón y Cajal tras sentirse indispuesta a la vuelta de un viaje a Bolivia. Según fuentes municipales, la regidora sufría vómitos y al regresar a su domicilio en Conde Orgaz decidió llamar a una ambulancia del Samur.

Los facultativos comprobaron que la regidora se encontraba deshidratada, por lo que decidieron ingresarla en el centro. Una vez en el hospital, los médicos que la atendieron descubrieron que tenía la tensión muy baja, por lo que decidieron que se quedara ingresada una noche en el Ramón y Cajal.

Apoyo de la oposición

Diferentes personalidades de la política madrileña trasladaron ayer, vía Twitter, su apoyo a la primera edil. Esperanza Aguirre (PP) expresó sus «mejores deseos para una pronta y total recuperación» de la alcaldesa, mientras que Begoña Villacís (C?s) le mandó «un abrazo fuerte». La portavoz socialista, Purificación Causapié (PSOE), hizo suyos los deseos de «una pronta recuperación». También la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, escribió a Carmena un mensaje de texto, deseando que se trate de una «indisposición pasajera».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.