Dos orejas para Finito de Córdoba en el festival de Aracena

La temporada taurina se anima antes de que den comienzo las grandes ferias en festivales como el de Aracena. Hubo más de media entrada en los tendidos de la centenaria y coqueta plaza de toros para un cartel mixto que tenía como uno de sus principales alicientes la segunda actuación del novillero Manolo Vázquez, que debutó el 16 de septiembre en Higuera de la Sierra. Pero el deslucido juego del ganado condicionó el resultado artístico del festejo en el que destacó Finito de Córdoba que le cortó dos orejas al mejor novillo del encierro.

Abrió cartel la rejoneadora francesa Lea Vicens que tuvo una actuación entregada aunque algo insegura en algunos compases. Paró con temple y dejando llegar mucho al novillo y con «Bético» y «Bazuka» realizó el tercio de banderillas, con disposición pero algunas imprecisiones a la hora de clavar. Con «Greco» colocó las banderillas cortas asomándose al balcón antes de dejar un rejón trasero que precisó del descabello. Cortó una oreja.

Pepe Luis Vázquez fue el primero a pie con un novillo con volumen y bien presentado al que recibió con soltura en el capote y esculpió una media de cartel. Luego dejó algunos detalles al natural, en los ayudados y en una trincherilla de mucho gusto. Fue una faena breve que dejó al público con ganas de más de ahí que no asomaran muchos pañuelos para pedir el trofeo pero sí se ovacionó con fuerza cuando el sevillano salió a saludar.

Finito de Córdoba se templó a la verónica en el saludo de capote que remató con una media garbosa soltando las muñecas. Brindó al tendido la faena del noble tercero que anduvo escaso de fuerza y perdía las manos con frecuencia. El diestro acabó metiéndolo en la muleta, primero en una buena serie al natural y después en redondo, aunque con la zurda y en los remates de las series llegaron los mejores momentos de su actuación. Cortó las dos orejas.

El extremeño José Garrido pechó con un cuarto astado que tampoco estuvo sobrado de fuerzas y una voltereta mermó aún más sus condiciones. A pesar de estar casi inválido embistió a la muleta que le presentó un Garrido dispuesto que pudo torear con el capote e hilvanar varias series con la diestra. Al final de faena, ya en cercanías, recurrió a los circulares y se pegó un arrimón que arrancó los aplausos del tendido. El fallo con la espada aplacó los ánimos y acabó escuchando algunas palmas.

Joaquín Galdós, que entró en el cartel sustituyendo al lesionado Manuel Díaz «El Cordobés», cortó un trofeo del quinto que salió suelto y distraído en el capote. El peruano quitó por chicuelinas antes de llegar a la muleta donde consiguió meter al astado con inteligencia. Se templó con la diestra y alargó la embestida al natural. El limeño, que se presentaba en la plaza de Aracena, dejó una buena impresión.

Cerró cartel el novillero Manolo Vázquez con un complicado eral de Gabriel Rojas al que saludó templado a la verónica y el remate a pies juntos muy ovacionado. Tras brindar a Joaquín Moeckel se lo llevó al centro del ruedo donde presentó la muleta con la izquierda pero el astado, muy tardo, no colaboró porque se lo pensaba antes de tomar el engaño. Dispuesto, le cambió los terrenos y lo intentó de nuevo con ayudados pero la informal embestida tenía más picante por el pitón derecho. Se llevó una voltereta y volvió a la cara donde lo intentó por ambos pitones. El joven sevillano apunta buenas cosas en la forma de colocarse y habrá que esperar su evolución. Se atascó con la espada y saludó una ovación.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.