Renta Variable Global, la inversión más rentable en planes de pensiones en el año

jubilados-cordoba--644x362

El presidente de Estados Unidos ratificaba este fin de semana su decisión de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio. Una noticia que ha supuesto un jarro de agua fría para los mercados bursátiles globales que, tras la corrección de febrero, ha dejado a gran parte de los principales índices mundiales en terreno negativo. En EE.UU. el NASDAQ resiste, con una revalorización de 5,13 por ciento, con el S&P 500 manteniéndose ligeramente en positivo, un 0,66 por ciento.

En Europa, el principal referente, el Eurostoxx 50, se deja un 5,05 por ciento y el español IBEX un 5,11 por ciento, con un retroceso incluso mayor para el DAX alemán, un 7,77 por ciento. La amenaza de Trump de imponer aranceles a los vehículos de fabricación europea, en respuesta a las posibles sanciones por parte de la Unión Europea, han creado incertidumbre en las estimaciones de resultados económicos de los grandes exportadores.

Esta incertidumbre en el mercado de renta variable ha tenido su impacto ya en los planes de pensiones que invierten en renta variable que, en el año, se anotan retrocesos por rentabilidad en la mayoría de los casos. Pero, como siempre, podemos encontrar algunas excepciones que, mostrando su fortaleza de gestión, han conseguido resultados positivos desde enero.

En este entorno, los planes de pensiones del sistema individual de la categoría VDOS de Renta Variable España registran una rentabilidad media de 10,91 por ciento. De una selección con calificación cuatro estrellas de VDOS, destaca por su comportamiento superior, OPENBANK RENTA VARIABLE ESPAÑA revalorizándose un 13,18 por ciento desde enero y un 22,55 por ciento en los últimos doce meses, con un dato de volatilidad en este último periodo de 12,35 por ciento. Con un patrimonio bajo gestión de 8 millones de euros, toma como referencia el índice IBEX 35, manteniendo una exposición a renta variable de emisores españoles, de al menos un 75 por ciento de su patrimonio, asignando el porcentaje restante a renta fija. Gestionado por Santander Pensiones, las mayores posiciones en su cartera corresponden a la emisión de bonos del Tesoro Español Kingdom of Spain (16,90%) y acciones de Industria de Diseño Textil SA (8,97%) Telefonica SA (7,93%) Banco Santander SA (7,59%) Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA (6,56%) e Iberdrola SA (6,36%).

Con un patrimonio gestionado de 4 millones de euros, ALLIANZ ESPAÑA registra una rentabilidad de 11,48 por ciento en el año y de 19,64 por ciento a un año, con un dato de volatilidad bastante controlado, en este último periodo de 12,07 por ciento, que lo posiciona entre los mejores de su categoría, en el quintil cuatro, por este concepto. Gestionado por Allianz Popular Pensiones, invierte al menos un 75 por ciento de su patrimonio en renta variable de emisores españoles, sin descartar la inversión minoritaria en emisores de otros países de la OCDE. El resto se invierte en renta fija y activos monetarios de reconocida solvencia y alta calificación crediticia.
Gestionado por Bankia Pensiones BANKIA BOLSA ESPAÑOLA registra un avance por rentabilidad en el año de 9,55 por ciento y de 15,34 por ciento a un año, con un dato de volatilidad en este último periodo de 12,46 por ciento. Como los anteriores, invierte un mínimo el 75 por ciento de su patrimonio en renta variable de valores que coticen en la Bolsa española, invirtiendo el resto en emisiones de renta fija, depósitos y otros activos monetarios. Con un patrimonio bajo gestión de 64 millones de euros, los activos a incluir en su cartera se seleccionan con criterios de carácter fundamental (PER, rentabilidad por dividendos, valor de la compañía entre sus ventas, precio de la acción vs. valor en libros, etc.). Sus mayores posiciones incluyen contrato de futuros sobre el índice IBEX 'FUT. IBEX 35 VTO. DEC 17 (10,26%) y acciones de Inditex (8,60%) Telefónica (8,02%) Banco Santander (6,94%) BBVA (4,80%) y Repsol (3,74%).

La evolución de los acontecimientos en Cataluña condicionará la evolución futura de la economía catalana (que registra ya una ralentización) y española. Si el resultado de las elecciones del 21-D es satisfactorio para la sociedad de la región, el impacto será bastante reducido y el año próximo continuaremos teniendo buenas noticias económicas y empresariales. Si, por el contrario, la situación se enquista, acabará por afectar al crecimiento global de todo el país y a muchas de sus empresas, por las interconexiones existentes en sus actividades con las empresas catalanas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.