Oposición y sindicatos lanzan ultimátum a Orban para derogar reforma laboral

Oposición, sindicatos y organizaciones estudiantiles han lanzado hoy un ultimátum al primer ministro derechista húngaro, Viktor Orbán: o deroga la[…]

Oposición, sindicatos y organizaciones estudiantiles han lanzado hoy un ultimátum al primer ministro derechista húngaro, Viktor Orbán: o deroga la reforma laboral conocida como "ley de esclavitud" o afrontará una oleada de movilizaciones y huelgas.

Esta advertencia se produjo durante una protesta multitudinaria en Budapest a la que acudieron pese a las bajas temperaturas unas 10.000 personas, según medios húngaros, y que es la primera movilización de 2019, año que la oposición ha calificado como "de la resistencia".

La protestas contra la polémica normativa que eleva las horas extra y que fue aprobada a mediados de diciembre en el Parlamento por la mayoría absoluta del Fidesz, la formación de Orbán, ha aglutinado a toda la oposición, sindicatos y organizaciones civiles en un frente único.

"Basta de hacer trabajar a la gente hasta la muerte", exclamó el presidente de la Confederación Sindical de Hungría, László Kordás, que leyó las exigencias de los sindicatos y adelantó que si estas no se cumplen, el 19 enero organizarán una protesta en todo el país.

El ultimátum exige una nueva norma laboral y la abolición de la "ley de esclavitud", el aumento de los salarios, la regulación del derecho a la huelga y una reforma del sistema de pensiones.

Algunos oradores abogaron hoy por "paralizar el país" y anunciando que 2019 será "el año de la resistencia", mientras que otros demandaron ejercer presión para que esta norma "le duela a Orbán".

Publicidad
Publicidad

"No seremos esclavos" y "Nos defenderemos frente al Gobierno", fueron otros lemas que los miles de manifestantes gritaron durante la protesta.

La polémica normativa eleva de 250 a 400 el número de horas extra anuales, lo que supone para algunos empleados trabajar seis días a la semana, y, además, permite a las empresas aplazar el pago de ese tiempo laboral extra hasta en 36 meses.

Aunque según la ley las horas extras son voluntarias, los sindicatos y otros críticos señalan que quienes se nieguen a aceptar trabajar quedarán "marcados" y correrán el riesgo de despido.

El Gobierno asegura que la ley solo hace posible que quien quiera trabajar más lo puedan hacer y que, por ello, beneficia a los empleados.

"(George) Soros quiere reforzar las fuerzas partidarias de la inmigración, por lo que moviliza a los partidos y organizaciones que le apoyan, para atacar a los Gobiernos que se oponen a la inmigración", se defendió hoy Balázs Hidvéghi, director de comunicaciones del Fidesz.

Publicidad

El Gobierno húngaro ha emprendido, al igual que numerosas formaciones ultras europeas, una campaña contra Soros, un magnate que a través de la fundación Open Society apoya diversos programas a favor de los derechos humanos y la democracia.

Las acusaciones del Gobierno de Orbán de que Soros está detrás de estas protestas no cuentan con ninguna prueba que las respalde.

Hungría sufre de una aguda falta de mano de obra, ya que el desempleo es del 3,6 por ciento, mientras que en los últimos años se aceleró la emigración de jóvenes cualificados a países con mejores salarios.

Pese a la falta acuciante de trabajadores en algunos sectores, el Gobierno aplica algunas de las políticas más restrictivas frente a la inmigración de la Unión Europea (UE).

Publicidad

Las protestas no parecen haber desgastado la popularidad del Gobierno, ya que según un reciente sondeo del Instituto Idea, el Fidesz en diciembre contaba con el apoyo del 34 % de los encuestados, frente al 37 % registrado en octubre.

A mucha distancia del Fidesz se encuentran una oposición muy fragmentada: la extrema derecha del Jobbik con el 8 %, seguidos por el Partido Socialista, con el 7 %, la también izquierdista Coalición Democrática con el 6 %, mientras que el centrista Momentum cuenta con el apoyo del 5 % de los encuestados.

Orbán, cuya formación está en el Partido Popular Europeo, ha sido criticado por la UE por tratar de socavar la separación de poderes con una serie de iniciativas legales y en los últimos meses se adoptaron varias leyes que limitaban el trabajo de ONG de ayuda a los refugiados.EFECOM

mn/ll/jla

(foto) (vídeo) (audio)

Publicidad

..

En portada
Publicidad
Noticias de