Cómo reaccionar a las sorpresas de las herencias

No aparecer en el testamento, deudas, cómo definir el usufructo y los bienes indivisos son las principales sorpresas que depara una herencia

Heredar puede constituir un verdadero quebradero de cabeza y es que, aunque haya testamento, puede haber sorpresas desagradables en la herencia.

Una de ellas está relacionada con la designación de herederos legítimos. En ese sentido, no hay que perder de vista que la ley está por encima de la palabra escrita del fallecido. 

Publicidad

¿Qué puede implicar? En la práctica, puede haber herederos que estén al margen del testamento, pero que tengan derecho a la herencia al ser herederos legítimos. 

En este caso, habrá que rehacer las cuentas para incluirle y repartir en proporción entre los demás manteniendo lo indicado en el testamento.  

En ese sentido, los expertos admiten que no es un proceso fácil y que puede ocasionar conflictos, por lo que será necesario contar con un perito y un abogado para evitar ira los tribunales. 

Publicidad

Reclamar la herencia en los tribunales

En derecho se denomina preterición. Leticia Grande, abogada de Reclamador, explica que una vez probado el carácter intencional de la preterición por el legitimario preterido, éste podrá reclamar su legítima estricta y, en ese caso, los demás herederos que sí fueron incluidos en el testamento verán reducida su proporción en la herencia.  

Pero, es más, esto no tendrá consecuencias solo en el reparto de la legítima, sino también en las tres partes de una herencia, que se divide en la legítima, la de mejora y la de libre disposición, y que está relacionado con la posibilidad de nombrar herederos que no sean familiares, entre otros. 

Publicidad

Por otro lado, Grande recuerda que “la causa de desheredación a alguno de los legitimarios tampoco puede valorarse por el notario, tratándose de una situación que si no se manifiesta de la manera más clara posible (y puede acreditarse), dará lugar a la impugnación del testamento, que siempre ha de hacerse a través de demanda, con el coste que ello conlleva y problemas que se derivan para el resto de los herederos”. 

Cuidado con las deudas 

Una herencia no solo está compuesta de bienes, sino también de deudas. En ese sentido, Grande advierte que si las deudas son mayores que los bienes, y la herencia se acepta pura y simplemente, “nuestro propio patrimonio resultará afectado, pues para el pago de aquéllas tendremos que hacerlo en la parte que no alcance la herencia con nuestro propio dinero"... e incluso la vivienda del heredero puede resultar embargada si nuestros ahorros no son suficientes para solventar las deudas. 

Para evitar que esto ocurra, los expertos aconsejan que el heredero se informe del estado de las finanzas del causante de la herencia para que ya puedan decidir si van a aceptar la herencia pura y simplemente, renunciarla o aceptarla a beneficio de inventario, que significa que sólo responderán de esas deudas los bienes heredados, sin afectar al propio patrimonio del heredero. 

También es muy importante considerar el impacto fiscal de una herencia. En ese sentido, el heredero tendrá que abonar el impuesto de sucesiones en los seis meses siguientes así como la plusvalía municipal si en la herencia hay una vivienda o cualquier otro bien urbano. 

Publicidad

Herencias indivisas y usufructos 

Morir sin testamento puede generar problemas para el cónyuge que queda, ya que antes que él o ella, van a heredar los descendientes o los ascendientes del causante y su cuota varía según concurra a la herencia con unos u otros. 

“Así, si el viudo/a concurre con hijos o descendientes, tendrá derecho al usufructo de un tercio de la herencia”, recuerda Grande.  

Si este concurre con ascendientes, tendrá derecho al usufructo de la mitad de la herencia y si no concurre con ninguno (ni descendientes ni ascendientes), tendrá derecho al usufructo de dos tercios de la herencia. 

Además, será decisión de los herederos establecer qué se asigna al viudo/a

Publicidad

En otro orden de cosas, también generan conflictos los bienes indivisos, como puede ser una vivienda. En este caso pueden heredarla dos o más herederos. Como probablemente no la van a compartir, la venta entre partes o la venta para la obtención de beneficio proporcional es la mejor solución. En ese sentido, si no hay buen trato entre herederos, las cosas suelen complicarse más de lo debido.  

¿Pero qué ocurre cuando un bien ha desaparecido? El hecho de ocultar bienes que deben formar parte de la herencia supone una disminución de su valor, lo que perjudica gravemente a los herederos. En este caso, se restituirá la partición con los bienes que no fueron incluidos en el reparto, siempre que la omisión se haya producido sin mala fe, concluye Grande. 

En cualquier caso, para evitar tales problemas, los expertos aconsejan la realización de un testamento que cuente con la supervisión de un abogado o experto. 

En portada
Publicidad
Noticias de