Las hipotecas a tipo variable se reactivan gracias al euríbor

Las hipotecas a tipo variable vuelven a reinar gracias a los mínimos del euríbor

Tras varios meses de reinado de las hipotecas a tipo fijo, las variables han recuperado su trono.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en junio y mayo, más del 60 por ciento de las nuevas hipotecas se firmaron a tipo variable, rompiendo la tendencia de los meses precedentes, cuando más de la mitad se hacían a tipo fijo.

Además, la banca promocionaba más las hipotecas a tipo fijo, que con el euríbor actual, eran más caras para el futuro hipotecado. 

Esto se debía a que las entidades financieras vendían la estabilidad de la cuota y, a cambio, ellos se aseguraban unos ingresos fijos durante toda la vida de la hipoteca.

Fue tal la competencia, que hay entidades que ofrecen hipotecas a tipo fijo con un interés por debajo del 1 por ciento.

Publicidad

Los motivos por los que las hipotecas a tipo variable vuelven a la carga

El principal motivo por el cual las hipotecas a tipo variable vuelven a ser las elegidas la encontramos en la evolución del euríbor.

Como recuerda Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro, “llevamos un tiempo esperando a que el euríbor se dé la vuelta y empiece a escalar en busca de estabilidad”

Publicidad

A pesar de que las previsiones siempre han sido que aún le quedaban un par de años como mínimo en terreno negativo, también apuntaban a una tendencia en el indicador más moderada, incluso con leves movimientos al alza. 

No obstante, esto no está ocurriendo y la media del euribor en agosto se mueve muy cerca de los mínimos de enero. 

Para este año, las previsiones es que el euríbor cierre en torno al -0,50 por ciento y la banca maneja unas estimaciones de un índice en negativo hasta finales de la década.

Cabe recordar que ya son más de cinco años los que lleva el índice hipotecario en terreno negativo. 

Publicidad

Como consecuencia, las hipotecas a tipo varible se muestran más económicas que las de tipo fijo, de ahí este cambio de tendencia.

“Probablemente, los últimos movimientos a la baja del indicador han hecho ver de nuevo el atractivo en las hipotecas variables tras el furor por el tipo fijo que hemos tenido en el último año ante unos intereses inusualmente bajos y ante ninguna expectativa de que el indicador cambie su rumbo”, explica Colombelli.

También tiene mucho que ver la actual situación económica, añade Miquel Riera, experto en hipotecas de HelpMyCash.

“Una vez dejado atrás lo peor de la pandemia, es probable que muchos compradores sean más optimistas sobre su futuro económico, por lo que se ven capaces de asumir el mayor riesgo que implica contratar una hipoteca variable”, asevera Riera. 

Publicidad

El atractivo de las hipotecas a tipo variable

Con el nivel actual del euríbor sigue siendo atractivas las hipotecas a tipo variable, especialmente para préstamos a corto plazo o de hasta 15 años. 

A la hora de contratar una hipoteca a tipo varible hay que tener en cuenta, el tipo de interés inicial, ya que la mayoría de los bancos exigen uno fijo de salida que puede ser de 12, o incluso 24 meses, y los productos vinculados.

Las más atractivas cuentan con diferenciales por debajo del 1 por ciento. TargoBank ofrece una hipoteca a tipo varible, con tres productos vinculados, y un diferencial del 0,86 por ciento.

Con un interés de euríbor más 0,89 por ciento podemos encontrar varios créditos hipotecarios. Son los que comercializan Kutxabank, y tres productos vinculados y un plazo máximo de 30 años o ING, que amplia el plazo hasta los 40 años.

Con el mismo diferencial, pero sin ninguna vinculación son los créditos de MyInvestor o Coinc, que además, se caracterizan por poder realizar todos los trámites de manera digital.

Publicidad


En portada
Noticias de