Comisiones bancarias: claves para esquivar la subida

Aceptar la vinculación exigida por el banco, negociar con él o cambiar de entidad son algunas estrategias para eludir las comisiones

Las comisiones se han convertido en una de las principales fuentes de ingresos de los bancos desde que el BCE decidió bajar los tipos de interés al cero por ciento.

Según el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, los ingresos brutos por comisiones de los bancos suponen 31.406 millones de euros, de los que 12.676 millones, más del 40 por ciento del total, corresponden a servicios de pago.

Publicidad

Y van a más. El III Barómetro de Comisiones elaborado por la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) indica que la comisión media de la banca por cuenta corriente y tarjeta ha subido en el primer semestre del año un 24,14 por ciento, hasta alcanzar los 174 euros anuales, frente a los 140,16 euros del ejercicio anterior.

CaixaBank, Banco Santander y BBVA son los bancos que aplican mayores comisiones por tener una cuenta de pagos y una tarjeta de débito: 290 euros, 276 euros y 195 euros al año, respectivamente.

El coste medio por el mantenimiento de cuentas también ha aumentado, ha pasado de 110 euros de media en 2021 a 141,30 euros este año, y las tarjetas de débito han subido hasta alcanzar una media de 32,73 euros anuales, 2,56 euros más que los 30,17 euros de 2021.

Esquivar estas comisiones es uno de los objetivos de los usuarios de servicios bancarios, pero los bancos se lo ponen cada vez más difícil al exigirles mayor vinculación y compromiso. No obstante, aún es posible.

Publicidad
Publicidad

Comisión por mantenimiento

La comisión que cobran los bancos por mantener una cuenta abierta es una de las más caras. Este año su coste medio ha subido hasta los 141,30 euros, desde los 110 euros del año anterior, indican desde Asufin.

Una forma de no pagarla es preguntar al banco el tipo de vinculación que exige para evitarla. Si el cliente no puede cumplir esas condiciones o no le interesa hacerlo, “lo mejor es que cambie de banco a otro que no cobre nada y que tenga unos requisitos más asequibles", recomienda Javier Mezcua, experto en finanzas personales de Helpmycash.

Comisión por transferencia bancaria

Es la comisión que el banco puede cobrar por enviar dinero de una cuenta a otra. La tasa varía según el tipo de transferencia.

Los traspasos entre cuentas de un mismo banco suelen ser siempre gratuitos, tampoco las transferencias a otras entidades nacionales o internacionales dentro de la zona SEPA suelen tener coste siempre que sean de menos de 50.000 euros. En el caso de que tengan que pagarse, su coste oscila entre los 4 y los 6 euros por transacción.

Las transferencias internacionales fuera de la zona euro o las que superen los 50.000 euros siempre tienen comisiones. El coste se aplica cargando un tanto por ciento sobre el importe transferido, con un mínimo a pagar de forma obligatoria que puede superar los 20 euros.

Publicidad

Una forma de pagar menos por ellas o de evitarlas es ordenar las transferencias a través de la banca online o de cajeros. Otra la apunta Mezcua, “enviar más de 50.000 euros tiene coste, por lo que recomendamos que se divida el importe en varias transferencias".

Comisión de administración

Esta es más fácil de eludir. El banco la cobra por cada movimiento que se registra en la cuenta y suele costar entre 0,40 y 0,60 euros por operación.

La mayoría de entidades solo la aplican a los clientes que operan en oficinas o conservan una libreta. Además, aquellos que cumplen los requisitos para no pagar la comisión de mantenimiento tampoco tendrán que pagarla.

Comisión por mantenimiento de tarjetas

Las tarjetas básicas de débito han subido este año hasta los 32,73 euros de media, 2,56 euros más que los 30,17 euros del año pasado, y las de crédito más de 40 euros.

Por lo general, se paga una comisión de emisión en el momento de solicitar la tarjeta y luego otra de mantenimiento anual. No obstante, hay muchos bancos que entregan una tarjeta gratuita a sus clientes, generalmente de débito.

Publicidad

Evitar esta comisión no es complicado. Hay bancos que si se cumplen los requisitos de la cuenta no cobran comisiones por la tarjeta asociada. En otros, hay que hacer un gasto mínimo con la tarjeta o usarla determinadas veces para que sea gratis.

Comisión por descubierto y reclamación de posiciones deudoras

Son dos de las comisiones más caras que cobran los bancos. La primera se paga cuando la cuenta refleja un saldo negativo y se aplica en porcentaje sobre el saldo máximo deudor, aunque el cliente debe pagar un mínimo que el banco establece.

Según datos de Asufin, la comisión media por descubierto es del 4,50 por ciento, con un mínimo este año de 14,18 euros.

A esta comisión se le suma la de reclamación de posiciones deudoras. Es un gasto fijo que la entidad cobra por la gestión que le supone tener que avisar al cliente del descubierto. Solo puede cobrarse una vez por cada descubierto y su precio suele superar los 30 euros.

Publicidad

Una forma de evitarlas es abonar la deuda a tiempo para evitar que el banco la reclame, ya que el cobro de esta comisión no es inmediato.

Comisión por sacar dinero en cajeros

Se paga por retirar dinero en cajeros de otros bancos. Para no pagarla hay que sacar efectivo solo en los cajeros del propio banco o de los bancos con los que este tenga un convenio.

Otra alternativa es contratar una cuenta bancaria en una entidad con una red de cajeros muy amplia.

● Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines: no te decepcionaremos. También puedes añadir el periodismo de finanzas.com a tus redes sociales y apps. Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

En portada

Noticias de