Repsol confía en mantener la calificación crediticia con las medidas tomadas

Repsol confía en que las medidas planteadas, la última anunciada un recorte del 20 % en el dividendo anual, sean suficientes para que las agencias de calificación crediticia mantengan el "investment grade" de la petrolera.

Según ha señalado ante los analistas el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, las cifras de negocio y deuda junto a las medidas incluidas en su plan y las actualizaciones realizadas deberían bastar a las agencias de calificación, con las que se reunieron la semana pasada, para no rebajar la nota de la BBB actual.

"La batería de medidas que hemos puesto en la mesa deberían ser suficientes para mantener el investment grade", ha asegurado Imaz, que ha defendido la decisión del Consejo de plantear una reducción del 40 % en el próximo dividendo complementario, que pasará de los cerca de 0,50 euros del año pasado a 0,30 euros, lo que se traducirá en una rebaja del dividendo total del 20 %, hasta rondar los 0,80 euros.

Sobre una eventual venta de Gas Natural, donde Repsol cuenta con un 30 %, Imaz ha descartado que haya alguna decisión tomada, y ha añadido que la empresa tiene una cartera amplia de activos y que se tomarán las decisiones de desinversión en aras de "conservar el mayor valor" de la petrolera.

Imaz ha defendido el "duro trabajo" de Repsol para cumplir con los objetivos fijados en su plan, que han actualizado con mayores sinergias y más recortes en inversiones, a pesar del complicado entorno de precios de crudo y gas.

La petrolera también ha bajado de 60 dólares a 40 dólares el barril el límite en el que el negocio es capaz de generar ingresos tras pagar dividendo, un punto que también ha tocado.

De vuelta al recorte del dividendo complementario de julio, Imaz ha apuntado que es una decisión "concreta" ceñida a la actual coyuntura macroeconómica y a los resultados de la compañía.

"Se analizará (cada dividendo) caso a caso", ha señalado Imaz, que ha subrayado que la decisión de ayer es una "señal" de que el Consejo es consciente del complicado escenario actual y de la necesidad de tomar medidas para adaptarse y que no ha sido forzada por las agencias.

"Ha sido una decisión libre (...) no podemos cerrar los ojos a lo que está pasando", ha añadido.

Repsol ha confirmado hoy que cerró 2015 con unas pérdidas de 1.227 millones de euros -frente a los 1.612 millones de beneficio de 2014- tras realizar una provisión extraordinaria de 2.957 millones ante el contexto de bajos precios del crudo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.