El internet de las cosas llega a los zapatos y a la agricultura

Un camión de bomberos inteligente, una tienda de zapatos personalizados y una bodega que ha conectado sus procesos para obtener el máximo rendimiento son algunos de los usos prácticos del internet de las cosas industrial que muestra el IoT Solutions World Congress.

El congreso, que ha abierto hoy sus puertas en el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona, reúne en su cuarta edición a 341 expositores y 316 ponentes de todo el mundo, que intentan mostrar la capacidad transformada del internet de las cosas en diferentes ámbitos de la industria y los negocios.

Un ejemplo de cómo el internet de las cosas puede mejorar los resultados empresariales es la iniciativa desarrollada por Vodafone y Bodegas Emilio Moro, que utiliza una plataforma "narrowband lot", sensores en el campo, el Big Data y la tecnología por satélite para minimizar el impacto ambiental en la producción de vino y maximizar el rendimiento de la bodega.

El presidente de Bodegas Emilio Moro, José Moro, ha explicado a Efe que la aplicación de la tecnología a lo largo del proceso de producción del vino, desde la poda hasta el embotellamiento, redundará en un producto de más calidad y ayudará a tomar decisiones con independencia de la opinión de los técnicos y enólogos.

"Supondrá pasar de la agricultura de la intuición que hacían nuestros abuelos a la agricultura de la innovación", ha dicho José Moro, que ha recordado que su familia produce vino desde hace tres generaciones, "y ahora queremos usar la tecnología para reforzar la tradición".

De momento, sus bodegas han puesto en marcha un plan de digitalización en el que se usan los datos de estaciones meteorológicas, las imágenes de satélites y la información de sensores dispuestos en el campo, con lo que se elaborará un algoritmo que debe ayudar a la toma de decisiones.

Uno de los usos de estos datos será la predicción de posibles enfermedades de los viñedos y poder estudiar con precisión cómo incide la climatología en el vino.

Poco más allá de estas bodegas, el congreso del internet de las cosas muestra un camión de bomberos inteligente desarrollado por Emergency One junto con Vodafone, equipado con un conjunto de soluciones que permiten la automatización de diferentes tareas desde el panel del control.

El vehículo también puede informar de cuándo están encendidas las luces y las sirenas y los datos que recopilan sus sensores pueden utilizarse para redactar un informe sobre todo lo que ocurra a bordo.

En otro estand del salón, la marca danesa de calzado Ecco exhibe, en alianza con Dassault Systemes, una experiencia para abrir una tienda en la que fabricar en sólo dos horas unos zapatos personalizados utilizando datos biomecánicos individuales.

Un escáner 3D determina el ajuste ortopédico individual y se crea una suela personalizada, que se imprime para el modelo de zapato seleccionado, según ha explicado Verónica Arribas, portavoz de Dassault Systemes, que ha señalado que en 2019 se está planteando abrir una tienda física con estas características en Japón.

En el salón también se muestra otra iniciativa de cómo el uso de la tecnología IoT puede también ayudar a salvar las ballenas beluga de Alaska.

La empresa zaragozana Libelium participará en un proyecto del Gobierno de Alaska para monitorizar la calidad del aire y del agua de una zona del país en el que una fuga de gas afectó un punto en el que viven estos cetáceos que están en peligro de extinción.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.