Empresas globales

Thiam dimite como ceo. Guerra civil en Credit Suisse

El consejero delegado de Credit Suisse, Tidjane Thiam, dimite por las diferencias con el presidente de la entidad, Urs Rohner, a raíz del escabroso caso de espionaje a algunos de sus banqueros. Pero los mayores accionistas respaldaban a Thiam

Tidjane Thiam, exceo de Credit Suisse.

El escándalo de espionaje en Credit Suisse se ha llevado por delante al consejero delegado del banco suizo, Tidjane Thiam. Prensentó el viernes su dimisión y será sustituido por Thomas Gottstein.

También ha puesto en relieve las diferencias entre el consejo de administración y los máximos accionistas. La salida de Thiam se hará efectiva el 14 de febrero. 

La decisión llega tras aumentar las tensiones entre Thiam y el presidente de la entidad, Urs Rohner, después del escándalo de espionaje que ha perjudicado la reputación del banco y ha puesto en el punto de mira su cultura empresarial.

No obstante, el consejo de administración ha dado el respaldo para que complete su mandato hasta abril del 2021.

Origen de los problemas

Los problemas comenzaron en verano, cuando se supo que el banco espiaba a su ejecutivo estrella, Iqbal Khan, ante las sospechas de que pretendía robar información y empleados de cara a su próximo fichaje por UBS, el gran rival de Credit Suisse. La contratación se confirmó en septiembre.

Los detalles que surgieron a raíz del escándalo, incluida una disputa personal entre Thiam y Rohner a principios de ese año y el suicidio de un contratista, han sacudido los círculos empresariales en Zurich, que normalmente goza de una reputación de máxima discreción empresarial.

La entidad suiza ha tratado de limpiar su nombre con una investigación interna, cuyas conclusiones apuntan que Thiam no sabía nada del espionaje.

El responsable fue el director de operaciones, Pierre-Olivier Bouee, quien fue despedido a finales del año pasado.Y todo no quedó ahí, pues la investigación desveló igualmente que los espías vigilaron al director de recursos humanos, Peter Goerke, también a instancias de Bouee.

Los grandes accionistas se movilizan

A raíz del escándalo, la posición de Thiam en la entidad suiza quedó muy debilitada y ha forzado a algunos grandes accionistas, como Harris Associates Eminence Capital, a mover ficha.

Así, han planteado al consejo de administración que preside Rohner apoyar a Thiam o forzar la propia dimisión del presidente, una petición de la que no ha hecho caso el consejo, que repalda sin fisuras a Rohner. Por tanto, el conflicto entre los mayores propietarios de la entidad y sus gestores está servido. Aflora una suerte de 'guerra civil'.

Thiam se hizo cargo de Credit Suisse a mediados del 2015 y rápidamente puso en marcha un plan para recortar costes, aumentar la rentabilidad y potenciar las fortalezas financieras de la entidad.

Sin experiencia directa en banca de inversión, este negocio se convirtió en un dolor de cabeza para la firma suiza, cuyas pérdidas en el 2016 obligaron a Thiam a acelerar los recortes de costes.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.