Empresas del continuo

Pharmamar contempla el salto a Wall Street con una posible operación corporativa

Pharmamar estudia la posibilidad de cotizar en Wall Street vía Nasdaq o a través de la compra de un competidor en el país

Pharmamar busca el salto a Wall Street de forma directa o con una operación corporativa
Pharmamar busca el salto a Wall Street de forma directa o con una operación corporativa

Pharmamar contempla el salto a Wall Street o bien de forma directa o a través de un competidor en el país. El presidente de la biofarmacéutica gallega, José María Fernández de Sousa, apuntó la posibilidad en la junta general de accionistas.

El caso es que Fernández de Sousa considera que en estos momentos, por solvencia y liquidez, no sería necesario realizar esta operación. Desde la compañía comentan a finanzas.com que "el sitio natural de una biofarmacéutica son los Estados Unidos y por ello se puede contemplar desde una OPV a una adquisición de una 'biotec' nacional".

¿Qué más leer?

Pharmamar logra la autorización de la FDA para su antitumoral

La cotizada española quiere aprovechar así su fuerte crecimiento empresarial y bursátil para dar el salto a la Bolsa de Nueva York.

El primer paso para ello es la agrupación y cancelación de las acciones de su capital social, con recompra de acciones y reducción del número de acciones, “para reducir la volatilidad del valor”, según Férnandez de Sousa.

Esta operación, denominada ‘contrasplit’, será con un canje por nuevas acciones en la proporción de una nueva acción por cada 12 títulos preexistentes, a través de la mencionada reducción de capital previa a la amortización de acciones. 

Focaliza el futuro en los Estados Unidos

Y es que Pharmamar, ve su futuro más claro en los Estados Unidos: “La lurbinectidina cambiará la historia de la compañía”. Así de claro se mostró el presidente de la compañía, que considera que la autorización inicial de la FDA estadounidense para aplicar su antitumoral marcará el futuro de la biofarmacéutica gallega.

Fernández de Sousa llegó a la junta de accionistas con la aprobación inicial de la lurbinectedina por parte de la FDA estadounidense debajo del brazo. Desde 1996 la autoridad sanitaria estadounidense no aprobaba un fármaco para el cáncer de pulmón.

Y todo gracias al acuerdo con su socio en el país, la irlandesa Jazz Pharmaceutical. La gallega les cedió la comercialización del medicamento, bajo el nombre Zepzelca. El nombre inicial dado por Pharmamar era Zepsyre, pero Jazz consideró que se colocaría mejor en el mercado con la denominación final.

Hasta 1.000 millones de ingresos

Por el momento, Pharmamar ya recibió 200 millones de dólares gracias al acuerdo. “Prevemos que va a haber mucho dinero durante mucho tiempo”, señalaron a finanzas.com fuentes de la compañía. Y es que desde la compañía tienen previsiones de importantes ingresos recurrentes, según estas mismas fuentes.

¿Qué más leer?

El mes glorioso de Pharmamar

El caso es que ahora se entienden estas declaraciones pues el acuerdo podría suponer ingresos superiores a los 1.000 millones de euros, el 60% del valor de la compañía en el Mercado Continuo.

El presidente apuntó en la junta que recibirán ahora otros 100 millones y optan a otros 150 tras los resultados del estudio que se conocerán a final de año. Con todo, podrán recibir 250 millones por hitos regulatorios y otros 500 por objetivos comerciales.

La española recibiría “royalties” de hasta un 30% por las ventas 

Además, Fernández de Sousa señaló que “esta cifra de ingresos podría aumentar si se aprueba el producto para otras indicaciones terapéuticas, conservando Pharmamar los derechos producción y distribución a Jazz”.

Sousa se beneficia

El objetivo del Zepzelca es sanar a los enfermos de cáncer de pulmón de segunda línea. Es decir, aquellos con una afección muy agresiva donde no está cubierta esta necesidad médica.

 Administrado bajo la fórmula de monoterapia, 30.000 son los pacientes de los Estados Unidos a los que se diagnostica esta enfermedad. Y de esos 30.000, 18.000 al año, de media, son los que llegan a segunda línea y a los que se le administraría la lurbinectedina.

Ahora la biofarmacéutica espera también la aprobación europea, donde en el Viejo Continente se diagnostican más de 61.000 casos al año de un cáncer que provoca que solo un 5% de los pacientes viva más de 5 años.

Gracias al antitumoral también quedó aprobada una gratificación extraordinaria a Fernández de Sousa de 889.710  euros, el 100% de su retribución fija, por el acuerdo con Jazz que dio lugar a la aprobación de Zepzelca.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.